Tabaco, Alcohol, Emocionalidad y problemas Orgánicos.

Actualmente, se Sabe que algunos denominados trastornos psicológicos tales como la ansiedad,   la depresión, síntomas somáticos entre otros, así como los padecimientos orgánicos, son  importantes problemas de salud pública tanto en el mundo como en nuestro país. A pesar de la evidencia que se tiene hasta ahora sobre la alta comorbilidad entre la dichos trastornos y el consumo de sustancias, su tratamiento por lo general se aplica de forma independiente, por lo que se reconoce la urgente necesidad de integrar su atención.

El Tabaquismo por ejemplo, se a posicionado en los adolescentes como un factor predeterminante de distinción y aceptación social y en algunos casos hasta de admiración por lo que y además de ser bien aceptado, no se pone en duda su consumo, no obstante y de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Adicciones, existen 14 millones de fumadores y 9.6 millones de ex fumadores. Se ha reportado que de éstos, 70% desea dejar de fumar o lo ha intentado, pero sólo 15% lo logra de manera permanente, antes de los 60 años. Alrededor de 60000 personas mueren al año por padecimientos vinculados con el tabaquismo, entre los que destacan: enfermedad isquémica del corazón; enfisema, bronquitis crónica y EPOC; enfermedad cerebrovascular, y cáncer de pulmón, bronquios y traquea.

En nuestro país el tabaquismo se encuentra entre las principales causas de mortalidad y morbilidad, según el factor de riesgo. Las muertes asociadas con el consumo de tabaco generan la pérdida de 20 a 25 años de vida productiva.

Por otra parte, en la sociedad actual el alcohol es una droga de curso legal, socialmente aceptada, que mueve importantes divisas no obstante en ocasiona no menos importantes grandes dificultades a nivel personal, social, familiar y sanitario.

A nivel individual su consumo en grandes cantidades y/o frecuencia, pudiera acarrear sentimientos de culpa, desvalorización personal, perdida de memoria, atemporalidad entre otros, por lo que el individuo en ocasiones pudiera experimentar gran ansiedad, depresión, paranoia entre otros, “deseando que ese momento nunca hubiera ocurrido” por lo que se puede hacer un gran esfuerzo por obtener información de lo ocurrido el día anterior o en su caso una búsqueda desesperada por ser reivindicado por sus actos o conducta a través de los demás.  No obstante, es inegable que vivimos en una sociedad vinícola donde el acto de beber está asociado a multitud de acontecimientos diarios. Existe una gran presión social para beber, pero a la vez hay una clara falta de información sobre los problemas que produce el consumo reiterado. Además, las bebidas alcohólicas son de fácil acceso y se venden a un precio muy asequible para la mayoría de la población. La oferta publicitaria está en exceso orientada al consumo de alcohol “citemos como ejemplo las actividades deportivas trasmitidas por los medios, donde es frecuente observar en cada anuncio publicitario bebidas alcohólicas”, asociándolo a diversión, sensualidad, encuentros sexuales, patrones de vida deseables o a modelos de comportamiento exitosos. Existen, además, una serie de mitos, socialmente extendidos, sobre supuestas propiedades “milagrosas” de las bebidas alcohólicas (antes llamadas “espirituosas”): por ejemplo, sirve para afrontar sin mayores  dificultades las situaciones cotidianas estresantes asimismo en la mayoría de películas el primer paso ante un problema es servirse un vaso de whisky, tranquiliza, ayuda a dormir, aumenta la potencia sexual… Propiedades que, naturalmente, no tiene.

Ahora bien, como es posible correlacionar estos  factores con las situaciones emocionales y su consecuencia en padecimientos físicos?…

A este respecto es posible considerar que la relación entre la ansiedad y el consumo de sustancias es bimodal: por un lado, el uso continuado de una sustancia puede conducir a experimentar síntomas e incluso problemas de ansiedad mientras que  por otro, algunos trastornos de ansiedad pueden cursar con un mayor consumo de ciertas drogas, por ejemplo las citadas con antelación… El uso social de algunas sustancias está ampliamente extendido. Suelen tomarse porque la persona que las consume se siente menos inhibida, o por las sensaciones placenteras que producen. Algunas personas (que sin saberlo) pudieran padecer trastornos de ansiedad y por lo cual es factible recurrir a algunas sustancias como estrategia para afrontar su problema y reducir la ansiedad. Por ejemplo, una persona con dificultades en las situaciones sociales puede beber alcohol o consumir tabaco ya que  sus efectos la desinhiben y puede desenvolverse mejor en dicha situación.

Alcohol y tabaco: ¿cómo influyen estas sustancia en el organismo? 

Problemas cardiovasculares y tumores son algunas de las enfermedades más frecuentes que padecen quienes consumen tabaco o beben en exceso. Se trata de sustancias que pueden dañar el organismo en gran medida, ahora bien, la mayoría de las personas saben que fumar cigarrillos y productos que contienen tabaco aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón y problemas respiratorios, pero pocas saben que también aumenta mucho el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Según los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los efectos del tabaquismo son responsables de más muertes al año que las que causan juntos el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el consumo de drogas, el consumo de alcohol, los accidentes automovilísticos, los suicidios y los asesinatos. Además, cerca del 90% de las muertes por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se deben a que esos pacientes eran fumadores.

¿Quieres contactar a nuestro especialista?

Medica Sur

56068923

Dr.diegomedina18@yahoo.com.mx

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Dr. Jaime de la Garza: Historia del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer

Dr. Jaime de la Garza: Historia del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer… …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *