La Aterosclerosis: Un enemigo implacable.

Las enfermedades cardiovasculares encabezadas por la aterosclerosis, son la principal causa de muerte en México. La modernización de la sociedad contemporánea ha traído un incremento en la obesidad y la diabetes. El estilo de vida de la población ha cambiado radicalmente favoreciendo la mala alimentación, la inactividad física, el tabaquismo y el estrés, factores que favorecen la aterosclerosis, explica el Dr. Jesús Antonio González-Hermosillo González, Presidente de la Fundación Mexicana del Corazón AC.

La aterosclerosis es el depósito de grasa en las paredes de las arterias. Los alimentos de origen animal son ricos en ácidos grasos saturados, éstos forman el colesterol malo que es transportado en la sangre por las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Estas son las responsables de depositar la grasa en las arterias al no ser metabolizadas adecuadamente en el hígado, lo que está relacionado con factores hereditarios. 

El colesterol y los triglicéridos son grasas que se forman placas de ateroma. El colesterol malo se deposita en la pared del vaso, se oxida e inflama y forma la placa. Con el tiempo las arterias se van estrechando y disminuye el flujo de sangre oxigenada principalmente en órganos vitales como el corazón y el cerebro. La placa tiene una cubierta fibrosa que cuando está calcificada es de menor riesgo, lo contrario  sucede cuando la cubierta  es delgada por tener poco calcio  pero muy rica en grasa en su interior, porque corre el riesgo de romperse produciendo la obstrucción total de la arteria, por agregarse un coagulo (trombo) lo que ocasiona un infarto del miocardio o infarto cerebral.

La aterosclerosis en su comienzo es asintomática, los síntomas son producidos por isquemia, que es la falta de sangre oxigenada en el órgano que es nutrido por la arteria enferma. En el corazón, las arterias coronarias son las que nutren al músculo cardiaco o miocardio. Cuando hay isquemia miocárdica, la que es favorecida por el ejercicio o las emociones, aparece dolor en el pecho (angina). En el cerebro se produce una isquemia cerebral transitoria, con aparición súbita de una pérdida del habla o falta de fuerza pasajeras en una extremidad. 

La aterosclerosis puede matar, la muerte puede ocurrir de forma inesperada “la  muerte súbita cardiaca”. La isquemia ocasiona una actividad  eléctrica desorganizada en el corazón, la fibrilación ventricular, en donde este deja de latir. En otras ocasiones, provoca un infarto del miocardio, que también es capaz de producir la muerte en casi el 50% de los pacientes en los primeros minutos. A los sobrevivientes que logran llegar al servicio médico, oportunamente (cuando han transcurrido menos de 120 minutos desde el comienzo de los síntomas) se les puede inyectar un medicamento capaz de disolver el coagulo en la arteria y evitar la destrucción del miocardio por el infarto. Otro tratamiento que resulta más efectivo para evitar complicaciones y la muerte, es la angioplastia coronaria primaria. Esta consiste en la introducción de un catéter para destruir la placa de ateroma y aspirar el trombo permitiendo abrir la arteria y restablecer la irrigación del músculo cardiaco, salvando al corazón del infarto, siempre y cuando se realice dentro de las primeras horas del evento. Resulta de la mayor importancia que  la  persona con síntomas de un posible infarto del miocardio acuda al servicio médico dentro de las primeras dos horas, ya que entre más pronto sea atendido mayor es la probabilidad de evitar el infarto, con menos probabilidades de morir. 

La aterosclerosis comienza en edad muy temprana, pero se manifiesta después de los 40 años en el hombre, y alrededor de los 50 años en la mujer. La diferencia obedece a que los estrógenos retrasan los depósitos de grasa en las arterias. Sin embargo, más mujeres que hombres mueren por aterosclerosis, aunque a edades avanzadas. A  mayor edad la aterosclerosis daña más las arterias pero no es obligatorio que todo anciano la tenga.

La aterosclerosis no es una enfermedad curable, solo puede retrasarse en su progreso, la prevención consiste en controlar los factores de riesgo como tabaquismo, hipertensión, diabetes, obesidad, e hiperlipidemia. 

Desde la niñez se debe enseñar que existe la enfermedad y que esta es prevenible; hay que aprender a comer con moderación, seleccionar los alimentos saludables y promover la actividad física como el deporte,  también es necesario desalentar hábitos nocivos que favorecen la vida sedentaria. También es importante que las empresas productoras de alimentos estén conscientes de la salud de los consumidores; y se comprometan  a no vender productos que por ser  ricos en sal o colesterol resulten dañinos.

La Fundación Mexicana del Corazón (www.fundacionmexicanadelcorazon.mx) es una organización altruista formada por cardiólogos del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, que tiene como misión educar a la población sobre el riesgo que representan las enfermedades cardiovasculares como la aterosclerosis y enseñar que estas son prevenibles. 

Dr. Jesús Antonio González-Hermosillo González. Egresado de la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con subespecialización en Cardiología en el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez y en Cuidados Intensivos Coronarios y Arritmias en la Universidad del Sur de California en los Ángeles, la Escuela de Medicina de Hahnemann en Filadelfia y en el Hospital Monte Sinaí de Miami. Fue Jefe del Departamento de Electrocardiología, Coordinador del Área de Imagen y actualmente es Subdirector Médico en el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chavez. Es profesor de pre y posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM. Investigador del Sistema Nacional de Investigadores de Conacyt y de los Institutos de Salud. Fue Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología de la cual es Miembro Honorario Emerito, fundador y miembro de la Sociedad Mexicana de Electrofisiología y Estimulación Cardiaca. Miembro Titular de la Academia de Medicina y ahora Presidente de la Fundación Mexicana del Corazón. 

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *