Uno de cada 8,500 niños nace con fibrosis quística en México

Expertos en neumología y de la Asociación Mexicana de Fibrosis Quísticaadvirtieron que en esta temporada de cambio estacional –debido al embate de los frentes fríos y el contraste por el aumento en las temperaturas– se incrementan las exacerbaciones y crisis en pacientes con fibrosis quística (FQ), quienes deben evitar los cambios bruscos de temperatura. La falta de atención aumenta el riesgo de recaídas infecciosas relacionadas con la bacteriapseudomonasaeruginosa, por lo que se recomienda  prestar especial atención a los niños que viven con la enfermedad durante esta época de cambios bruscos en la temperatura ambiente.

“Además de todas las enfermedades estacionales conocidas, durante los cambios de estación se registra un incremento en las exacerbaciones infecciosas en pacientes con FQ que no reciben un cuidado adecuado, estas exacerbaciones o recaídas puedenafectarno solamente a los pulmones sino también a otros órganos importantes”, afirmó el doctor José Luis Lezana Fernández, coordinador de la Clínica de Fibrosis Quística en el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”.

“Estadísticamente, en México uno de cada 8,500 niños nace con fibrosis quística, enfermedad que se considera de baja prevalencia a pesar de su gravedad y alta mortalidad. Lamentablemente existe desconocimiento de la importancia del diagnóstico temprano y tratamiento integral”, aseguró el especialista, quien también se desempeña como director médico de la Asociación Mexicana de Fibrosis Quística, A.C. (AMFQ).

Las complicaciones respiratorias asociadas a la enfermedad son la principal causa de muerte prematura en los pacientes con FQ, además los síntomas se incrementan con la edad de los pacientes. “Cuando los niños con FQ crecen, la enfermedad progresa y aumentan los riesgos de complicaciones ya sea respiratorias o a otros órganos. Además, uno de los problemas más frecuentes es la falta de un diagnóstico oportuno y preciso, lo que deriva en el retraso del tratamiento adecuado”, destacó Lezana Fernández.

Actualmente existe la posibilidad de un diagnóstico oportuno si al recién nacido se le aplica la prueba de tamiz neonatal ampliado, mediante la cual se puede sospechar si el bebé tiene la enfermedad y, en su caso, confirmar el diagnóstico mediante un análisis del sudor einiciar la terapia que más convenga al paciente.

“Para el control del problema respiratorio en FQ son importantes las medidas preventivas, como la vacunación anual contra influenza y para el control de la infección pulmonar crónica por pseudomonasaeruginosa, como para el manejo de las exacerbaciones (recaídas), los recientes avances científicos han dado lugar a terapias innovadoras que se encuentran al alcance de los pacientes por medio del sistemas de salud privados”, concluyó el doctor José Luis Lezana Fernández.

Acerca Redacción

También te puede interesar

En México 8.5 millones de personas padecen asma

El asma es una afección crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *