¿Cuándo pensar en cáncer de ovario?

INTRODUCCIÓN. El Instituto Nacional de Cancerología (INCan), a través del Programa de Cáncer de Ovario (Ca Ova), en su afán por mejorar el pronóstico y la calidad de vida de las mujeres que son víctimas del Cáncer de Ovario, entre sus líneas de acción propone implementar en el primer nivel de atención un plan de tamizaje encaminado a identificar en sus etapas tempranas la enfermedad del cáncer de ovario.

En México, el cáncer de ovario ocupa el sexto lugar entre los cánceres de la mujer, el tercer lugar en el cáncer ginecológico después del cáncer de mama y el cérvico-uterino; pero, el primer lugar en letalidad por cáncer de la mujer. La tasa de mortalidad por cáncer de ovario en México ha tenido un incremento de 2.0 en el año 1990 a 4.0 x 100.000 mujeres en el año 2010, de acuerdo al número absoluto de muertes por cáncer de ovario ha habido un incremento de 750 muertes en el año 1990 a 2000 muertes en el año 2011. Se estima que este año 2013, hasta le fecha han ocurrido 7000 nuevos casos y 3.500 muertes y por cáncer de ovario.

Estas estadísticas dramáticas en la mortalidad por Cáncer de ovario se debe fundamentalmente a cuatro factores: 1. La inespecificidad de los signos y síntomas en las etapas tempranas de la enfermedad; 2. La falta de conocimiento y percepción de riesgo de esta enfermedad por la mujer, 3. La falta de alerta médica en la sospecha diagnóstica durante la atención de la mujer en la consulta del primer nivel de atención, confundiendo reiteradamente el cáncer de ovario con colon nervioso (colitis) y 4. La falta de autoestima y autocuidado en la mujer, dejando pasar hasta el último momento la atención de su salud.

A pesar de que el cáncer de ovario constituye uno de los mayores retos de la ginecología-oncología actual, su detección precoz continúa siendo un problema no resuelto. Sin embargo, cualquier esfuerzo orientado al reconocimiento temprano del Cáncer de Ovario es fundamental, por cuanto un 70% de casos se diagnostican en estadios avanzados, con unos índices de supervivencia a los 5 años no superiores al 15-35%.

PRONÓSTICO DE CÁNCER DE OVARIO. El cáncer de ovario ofrece a menudo un pronóstico desalentador debido a que cuando se diagnostica la enfermedad se suele encontrar ya en un estadio avanzado. La tasa de supervivencia global para las pacientes con carcinoma de ovario oscila entre el 76- 78% al año y entre el 45-53% a los cinco años. Si el diagnóstico se realiza en las primeras etapas de la enfermedad, cuando el tumor no se ha diseminado fuera del ovario, la supervivencia global a los cinco años es de alrededor del 90% (6)

Estadificación quirúrgica del cáncer de ovario y sobrevida a 5 años. American Cancer Society.

¿Cuándo Pensar en Cáncer de Ovario en Etapa Temprana? Con mucha frecuencia, los cánceres de ovario en etapa inicial no causan síntomas, por lo que es fundamental que tanto la mujer como los profesionales de la salud, al momento de la atención médica se tengan en mente la sospecha diagnóstica del cáncer de ovario. La detección de una proporción mayor de casos de cáncer de ovario en estadios iniciales debería producir una disminución de la mortalidad. Dado que la prevalencia de cáncer de ovario es de 1 paciente por cada 2.500 mujeres asintomáticas de la población general. Para este fin, el profesional de la salud debe apoyarse primero en la realización de una buena Historia Clínica, orientada a buscar el cáncer de ovario:

Componentes de la Historia clínica, que deben ser atendidos con detalle para encontrar un cáncer de ovario en etapa temprana:

1. Anamnesis (interrogatorio): En esta sección debemos pensar en cáncer de ovario cuándo la mujer cumpla con lo siguiente:

a. Edad: de los 35 a 55 años, constituye el grupo de mayor riesgo para cáncer de ovario, sobretodo el cáncer de ovario epitelial.

b. Motivo de la consulta: son tres los principales sistemas del organismo, que originan signos y síntomas sugestivos de cáncer de ovario, y los más frecuentes por lo que una mujer se motiva a consultar con su médico:

· Sistema Gastrointestinal: Distensión abdominal, sensación de llenura precoz al comer, dolor en el bajo abdomen (generalmente de tipo cólico), estreñimiento alternado con episodios de diarrea, nauseas, vómitos, flatulencias. Se debe sospechar cáncer de ovario cuándo estos síntomas gasto-intestinales son persistentes, no ceden, o empeoran a pesar del tratamiento.

· Sistema Urinario: Aumento de la frecuencia y/o urgencia urinaria, infecciones urinarias recurrentes.

· Sistema reproductor: Sangrados transvaginales anormales, que puedes ser trastornos en la frecuencia, cantidad y consistencia del sangrado menstrual en la mujer en edad fértil, y cualquier sangrado transvaginal en la mujer ya en menopausia.

Los síntomas y signos de estos tres sistemas son los que con mayor frecuencia enmascaran un cáncer de ovario. Por lo tanto, es indicativo pensar en cáncer de ovario en una mujer que presenta estos síntomas y más aún si estos se presentan en una frecuencia mayor a 12 veces por mes (persistencia) y no ceden a los tratamientos convencionales.

Cuándo el cáncer de ovario ha invadido otros órganos, es frecuente encontrar:

* Ictericia (coloración amarilla en los ojos y en la piel): por invasión a hígado.

* Disnea: por invasión a pulmones.

* Ascitis: por invasión a peritoneo, estómago, trompas de Falopio.

Otros síntomas frecuentes pueden ser:

* Disminución o aumento de peso.

* Pérdida del apetito.

* Palidez muco-cutánea.

* Debilidad, fatiga, cansancio.

C. Antecedentes Gineco-obstetricos:

En esta sección de la Historia clínica, resulta de interés la siguiente información, que se constituyen en factores de riesgo para cáncer de ovario:

* Edad de la Menarca: antes de los 11 años. (menarca temprana)

* Edad de la menopausia: después de los 50 años (menopausia tardía)

* No haber tenido hijos.

* Primer embarazo después de los 35 años.

* Ser infértil.

* Haber recibido tratamiento para la fertilidad (inductores de la ovulación)

* Haber utilizado anticonceptivos hormonales por más de 5 años.

D. Antecedentes personales patológicos:

* Haber padecido cáncer de mama, cáncer de estómago, cáncer colo-rectal, cáncer de endometrio.

* Padecer de endometriosis.

* Padecer síndrome metabólico (Diabetes, HTA, Hipercolesterolemia)

E. Hábitos y Estilos de vida.

* Son contribuyentes: Tabaquismo, alcoholismo, sedentarismo, dieta rica en grasas.

F. Antecedentes familiares patológicos.

Antecedentes familiares de cáncer de ovario, mama o colon,

Sólo el 5-10% de los casos son hereditarios o familiares (hay tres formas principales: cáncer de ovario, cáncer de ovario asociado a cáncer de mama y cáncer de ovario asociado a cáncer de colon).

Las mujeres portadoras de la mutación del gen BRCA1 tienen un 45% de riesgo de desarrollar la enfermedad a lo largo de la vida y las portadoras de la mutación del gen BRCA2 tienen un 25% de riesgo.

2. Examen Físico.

En esta sección de la historia clínica se debe poner especial atención en la exploración de: ojos: buscar signos de ictericia; tórax: buscar signos de derramen pleural; abdomen: buscar signos de ascitis, masa abdominal; examen ginecológico: exploración bimanual, buscar signos de masa pélvica, puntos dolorosos y líquido libre en fondo de saco de Douglas.

3. Exámenes de laboratorio:

Marcadores tumorales.

EL marcador tumoral CA 125: es el Método más ampliamente estudiado dentro de la detección del cáncer de ovario. En aproximadamente el 50% de las mujeres con enfermedad en etapa inicial se elevan los valores de CA 125 en suero y en más de 80% de las mujeres con cáncer de ovario avanzado. Sin embargo, la especificidad de la CA 125 es limitada, se eleva en el 1% de las mujeres sanas y fluctúan durante el ciclo menstrual. El CA 125 se incrementa en una gran variedad de patologías benignas y malignas (endometriosis, los miomas, la cirrosis con o sin ascitis, la enfermedad inflamatoria pélvica, cáncer de endometrio, mama, pulmón y páncreas y el líquido pleural o peritoneal (debido a cualquier causa).

La ecografía transvaginal con efecto Doppler: .

Permite una mejor visualización de los ovarios (independiente de la constitución corporal) y menor tiempo de exploración. La aparición del Doppler color en los últimos años y la capacidad que tiene para analizar la vascularización de los tumores malignos abre nuevas perspectivas en el diagnóstico diferencial de los tumores de ovario. En general, se miden los índices de pulsatilidad y el índice de resistencia para determinar la impedancia del flujo sanguíneo dentro de la tumoración, y hay cierto consenso en admitir que el Doppler color añade a la ecografía convencional una mayor especificidad en el diagnóstico del cáncer de ovario.

Con la información del interrogatorio, el examen físico y los resultados del CA 125 y el Ultrasonido Transvaginal el médico debe evaluar la probabilidad de un cáncer de ovario y referir la paciente al servicio de Oncología Médica.

Conclusiones:

1. Toda mujer tienen el riesgo de padecer cáncer de Ovario.

2. Los síntomas y signos Gastrointestinales, urinarios y sangrados transvaginales anormales, son los principales enmascaradores del cáncer de ovario.

3. El médico y la mujer deben tener en mente estos signos y síntomas enmascaradores para pensar en cáncer de ovario.

4. El Papanicolaou no detecta cáncer de ovario, únicamente detecta cáncer cervicouterino.

5. El antígeno tumoral CA 125 y el Ultrasonido Transvaginal son los métodos diagnósticos más utilizados actualmente para la sospecha diagnostica de cáncer de ovario.

6. Identificar el Cáncer de Ovario en Etapa Temprana es el reto en la enfermedad de Cáncer de Ovario. Para mayor información. http//www.cancerdeovario.org.mxwww.gicom.org.mx

Acerca Redacción

También te puede interesar

El INNN recibe equipo portátil de Rayos X de última generación por parte de la Fundación Gonzalo Río Arronte

LaSalud.mx.- Este potente y compacto equipo permite  su traslado a áreas de difícil acceso o …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *