Entrevista con Alejandro Calvillo, Director de El Poder del Consumidor A.C.

Alejandro Calvillo es sociólogo, estudio filosofía y es egresado del Colegio de México, actualmente es el Director del Poder del Consumidor, asociación civil que trabaja en la defensa de los derechos del consumidor cuyas actividades incluyen el estudio de productos, servicios y políticas públicas, la vigilancia del desempeño de las empresas, la identificación de opciones favorables para los consumidores, así como la denuncia de las prácticas que afectan sus derechos. El sociólogo Alejandro Calvillo, nos concedió habla de la necesidad de atender y cuidar la alimentación de la población mexicana.

La buena y la mal alimentación

“En origen teníamos una dieta conocida como dieta mesoamericana, teníamos al maíz como grano básico y una dieta basada en plantas y especies silvestres de toda la región. Dieta considerada como una de las mejores a nivel mundial.  Sin embargo, hubo un deterioro muy grave de esta dieta debido a la introducción de las alimentos procesados de alta toxicidad. El aumento de productos que gracias a la publicidad y a su omnipresencia se venden en las tiendas y que son alimentos y bebidas procesadas sin contenido nutricional y con alto contenido en azucares y  grasas. Estos productos que pertenecen a cinco o seis empresas y que se distribuyen y consumen en todo el país, han deteriorado la salud y provocado una mala alimentación que nos ha convertido en uno de los países con mayor índice de obesidad y enfermedades cardiovasculares, como consecuencia de esta mala alimentación,” advierte Calvillo.

Salud y alimentación van de la mano

“Las enfermedades crónicas no trasmisibles: cardiovasculares, diabetes y cáncer están vinculadas a la alimentación, la propia OMS reconoce que la mala alimentación combinada con sedentarismo, tabaquismo y alcoholismo está generando éstas enfermedades crónicas. Hay un aumento de obesidad en la población mundial, actualmente 2 mil millones están con sobre peso y obesidad. En la historia de la humanidad nunca había pasado algo similar, que el organismo humano empezara a acumular grasa.”

Por consecuencia las anomalías conllevan a enfermedades, dice el sociólogo, “la mala alimentación nos lleva a las enfermedades crónicas no trasmisibles que son las cardiovasculares, de obesidad, la diabetes y ciertos tipos de cáncer vinculados a la mala alimentación.”

México tiene el mayor índice de mortalidad por diabetes a nivel continental

“México está en los primeros lugares de obesidad, sobrepeso y diabetes y muerte por diabetes. Y se sabe que la diabetes tipo 2, está muy vinculada con alimentación. México tiene el mayor índice de mortalidad por diabetes a nivel continental, es el 6° lugar a nivel mundial de mortalidad por diabetes.”

“Los primeros 5 lugares están en países pequeños. En países grandes somos primer lugar en muerte por diabetes. Esta enfermedad también tiene que ver con la genética de los mexicanos, en nuestro país pasamos directamente a la diabetes sin llegar antes por altos niveles de obesidad.”

México como emergencia nacional por la obesidad: ONU

“La situación que enfrentamos en México ha sido catalogada por la ONU como emergencia nacional por la obesidad que se está viviendo. Y se sabe que el sistema de salud pública está rebasado no se tienen los recursos para atender la situación, por ejemplo las diálisis que requieren las personas no se atienden por falta de los recursos.”

Para combatir la obesidad hidrátate con agua

“Somos los mayores consumidores de refresco en el mundo, debemos enseñar a los niños a que se hidraten con agua y sembrar ese buen hábito para toda la vida. Aumentar nuestro consumo a frutas, verduras y granos integrales,” recomienda el presidente de El poder del consumidor.

Educación unida a condiciones ambientales 

Además señaló que la educación debe ir unida a condiciones ambientales que repercutan en los hábitos y las conductas de la persona, “a nivel individual, tenemos que cambiar las condiciones ambientales, difundir las recomendaciones para tener una buena salud. Dejar las bebidas azucaradas, somos los mayores consumidores de refresco en el mundo, tenemos que enseñarnos a hidratar con agua. Las bebidas azucaradas tienen un impacto adictivo a nivel cerebral. Reducir el consumo de harinas refinadas, de alimentos fritos y controlar las porciones que consumimos y en lo posible, abandonar las comidas rápidas.”

“A nivel de política pública, hay que volver más accesibles los alimentos saludables, instalar bebederos de agua en las escuelas y espacios públicos. Llevar alimentos sanos a precios accesibles, que el productor del campo gane más para que sea un negocio atractivo el producir alimentos sanos en nuestro país. Que el gobierno haga programas para llevar alimentos frescos a los consumidores sin tantos intermediaros y por tanto más baratos. No es justo que el comerciante gane más que el pequeño productor y que esto repercuta en mal impacto al consumidor.”

Alimentos reales vs. Alimentos procesados

Finalmente señala que “la solución que beneficia la salud y combate la diabetes que padece nuestro país está en proporción al consumo que hagamos de alimentos reales y verdaderos, que dejemos de consumir alimentos procesados con altos contenidos de aditivos para que se conserven, para que se vuelvan atractivos en el color, sabor y que muchos son químicos, pero sobre todo conocer que son alimentos con muy poco o ningún valor nutricional.”

Respecto al plato del bien comer que la Secretaría de Salud propone, opina que “le falta mucho al plato del bien comer, no es muy claro en cuanto al precisar las bebidas y los tipos de cereales que hay que consumir pero, es un principio de educación. Cabe señalar que no se incluyen las bebidas,  después la SSA propuso la jarra del bien beber, pero la industria refresquera hizo mucha presión para que esta jarra no se difundiera tanto como el plato. Sin embargo, necesitamos que se difunda más información entre la población acerca del buen comer.”

“El impuesto al refresco esta ha discusión y se decidirá, es importante señalar que la propuesta del presidente es de un incremento de un peso por litro, mientras que las investigaciones muestran que el impuesto debe ser mayor, alrededor de dos pesos por litro, para que pueda contribuir a la mejor de la hidratación del país. Estamos proponiendo en la asociación, que de los impuestos recaudados se destine una parte para que se  coloquen bebederos en escuelas y espacios públicos con la finalidad de promover buenos hábitos y prevenir enfermedades.”

El poder del consumidor

“Somos alrededor de 20 Ong’s que trabajamos varios temas y oblaciones como son productores de campo, de niños y derechos, asistencia en casos de emergencia, por el derecho al agua. El poder del consumidor se ejerce día a día en cada decisión que tomamos como ciudadanos y como consumidores. Lo que elegimos puede influir para nuestro beneficio o nuestro daño, y a nivel social debemos ser conscientes de que promovemos beneficios a través de nuestras elecciones, o por el contrario no beneficios cuando damos dinero a las grandes empresas y no solo dañamos nuestra salud, sino que contribuimos con ese dinero a que hagan su publicidad engañosa. Cada decisión de alguna manera contribuye a un mundo más justo o más injusto.”

Alternativas y soluciones

“Es importante recuperar la dieta tradicional reconocida como patrimonio universal de la humanidad, la presencia de la comida industrializada trae deterioro a la vida tradicional y a nuestra salud. Hay que recuperar alimentos como por ejemplo los quelites que tienen alta calidad de hierro y que tenemos en gran cantidad y variedad en México. Tenemos experiencias en poblaciones marginadas donde había desnutrición y cuando se recuperaron los alimentos tradicionales pudieron salir de la desnutrición en 6 meses.”

“Un niño que toma refresco va a consumir más azúcar cuando sea adulto. Las comida chatarra no sólo genera sobre peso y obesidad, también genera desnutrición en las comunidades más pobres del país, porque la gente gasta dinero en comida chatarra porque es aspiracional por toda la publicidad en que se le envuelve. Hay que educar a los niños y a la población en general, para que tenga una buena alimentación, regular la publicidad en alimentos y bebidas, promover que en las escuelas se ofrezcan alimentos nutritivos, y creo que de esa manera las condiciones ambientales pueden ir cambiando los hábitos alimenticios de todos los mexicanos y podamos salir de la crisis de salud, y de una crisis financiera también,” finalizó.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Fumar ocasiona riesgo para contagiarse de COVID- 19 y favorece el daño pulmonar grave.

LaSalud.mx.- Para impactar a diez millones de personas mediante la colocación de imágenes en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *