Falta de prevención aumenta el riesgo de hipertensión arterial


Una persona hipertensa que no lleva un control de su enfermedad reduce su esperanza de vida 16 años y medio, alertó el doctor José Parra Carrillo,director del Instituto Cardiovascular de la Universidad de Guadalajara.


De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, en México 30 por ciento de la población mayor de 20 años padecen hipertensión arterial.


Bajo estas condiciones se están desarrollando altas cifras de personas menores de 45 años que sufren de presión alta, destacó el también jefe del Departamento  de Clínicas Médicas del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, Universidad de Guadalajara.


Si bien este padecimiento afecta en el país a 20 millones de personas, sólo el cinco por ciento llevan un tratamiento adecuado para su control, el resto por falta de atención tiene el riesgo de sufrir infartos al miocardio, derrames cerebrales o insuficiencia renal.


La hipertensión arterial presenta síntomas en casos extremos como dolor de cabeza, zumbido en los oídos y sensación de mareo, indicó el médico.


Entre los factores que contribuyen al aumento de la presión se encuentra el sedentarismo, estrés, inactividad física, tabaquismo, ingesta de alcohol y consumo excesivo de sal, además de tener antecedentes familiares de hipertensos.


Parra Carrillo hizo hincapié que uno de los principales problemas para descubrir la enfermedad es que las personas casi nunca asisten el médico para tomarse la presión.


“Con un diagnóstico oportuno además de bajar la presión también se pueden controlar otros factores de riesgo como el aumento de la glucosa o niveles de colesterol alto”. En la mayoría de los casos un paciente hipertenso tiene el doble de riesgo de padecer diabetes o enfermedades cardiovasculares.


Indicó que una persona se considere hipertensa cuando sus niveles de presión están por arriba 120/ 80mmHg (milímetro de mercurio) que es la optima y llegar a tener de forma sostenida 140/90 mmHg.


El número mayor corresponde a la presión sistólica, que es cuando el corazón se contrae y expulsa la sangre, en tanto que el menor es conocida como diastólica, se refiere al momento en que se está volviendo a llenar de sangre para hacer la siguiente expulsión.


El director de Instituto Cardiovascular de la Universidad de Guadalajara enfatizó que el principal factor para prevenir la enfermedad es cuidar el peso; esto implica una dieta sana, sin mucha sal, además de actividad física, dejar de fumar y llevar un control periódico del nivel de la presión arterial. 

Acerca Redacción

También te puede interesar

En México 8.5 millones de personas padecen asma

El asma es una afección crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *