Vacunas, medidas de higiene y tratamiento médico previenen crisis de asma


 

·         Los pacientes asmáticos con tratamiento oportuno y adecuado mejoran su calidad de vida 

 

 

El aumento de infecciones respiratorias por virus en otoño e invierno es la primera causa que agudiza los cuadros de asma, por lo que para prevenirlas el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) impulsa la aplicación de vacunas contra influenza y neumococo en pacientes asmáticos o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

 

Martín Becerril Ángeles, jefe del Departamento de Alergia e Inmunología Clínica del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, advirtió que evitar el ejercicio intenso o prolongado, los ambientes frío y húmedo, así como la exposición a vapores o humos químicos son parte de otras medidas que reducen los síntomas en personas diagnosticadas con asma.

 

Destacó que es recomendable mantener limpios y libres de polvo o alfombras los lugares donde pasa más tiempo el paciente, como la recámara; erradicar fauna nociva, cucarachas y roedores que causan problemas alérgicos de las vías respiratorias; evitar animales con pelo, principalmente gatos, porque algunas proteínas en la caspa, el pelaje y la piel de éstos desencadenan alergia y crisis importantes de asma.

 

El especialista del Seguro Social subrayó que son medidas complementarias evitar el tabaquismo dentro de la casa, la limpieza frecuente de colchones y almohadas, protegerlos con fundas especiales que no permitan la proliferación de ácaros; de lo contrario, el paciente los inhala y al llegar a las vías respiratorias provocan alergia e inflaman los bronquios.

 

Dijo que como el asma es una enfermedad multifactorial tiene varias formas de gravedad. Intermitente, cuando los síntomas (tos, dificultad respiratoria, sibilancias o silbidos en el pecho, expectoración, flemas, sensación de opresión en el pecho) aparecen esporádicamente y se presentan en la noche o en la madrugada.

 

 

 

Cuando el asma es persistente los síntomas son más frecuentes, se pueden presentar dos días o más a la semana y van de leves a moderados o graves.

 

En la forma grave de esta enfermedad el paciente tiene dificultad respiratoria, todas las noches tiene síntomas y le afectan sus actividades diarias.

 

El doctor Becerril Ángeles señaló que los niños deben ser valorados por un médico pediatra, ya que cuando son atendidos oportunamente se controla la enfermedad y puede disminuir en la adolescencia y el resto de su vida no presentar síntomas.

 

Los adultos jóvenes o mayores pueden acudir inicialmente con el médico familiar, médico internista, neumólogo o alergólogo para tener la certeza de que tienen la enfermedad y una vez diagnosticada, se trata como un padecimiento crónico.

 

Algunos pacientes asmáticos que tienen antecedentes de alergia familiar y personal y no responden al tratamiento con medicamentos y medidas de control ambiental, pueden necesitar la aplicación de vacunas antialérgicas.

 

Precisó que es importante que el paciente tenga apego al tratamiento, asista a las consultas programadas, siga las indicaciones que el médico le ha dado y utilice los medicamentos como está indicado, atienda a las medidas de control ambiental, se vacune contra influenza y neumococo, entre las principales medidas preventivas para evitar alguna crisis o exacerbación de asma.

 

Acerca Redacción

También te puede interesar

#ElSiguienteRespiro, iniciativa para sensibilizar sobre la Hipertensión Pulmonar

La Asociación Mexicana de Hipertensión Arterial A.C., HAP México, se une en un esfuerzo común …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *