Cardiopatías en el embarazo

La presencia de enfermedades cardiovasculares en la población general es
cada vez más común y la edad en que la mujer actual decide ser madre se ha
incrementado, haciendola susceptible de padecer enfermedades crónico-degenerativas
poco frecuentes en madres más jovenes. El papel de las enfermedades
cardiovasculares durante el embarazo debe ser considerada no sólo por el
cardiólogo y el médico internista sino por todo el equipo encargado de vigilar
el proceso de gestación como el gineco-obstetra, el anestesiólogo y el
pediatra.

Las enfermedades cardiovasculares complican entre el 1 por ciento y el 4 por ciento de los
embarazos en mujeres sin anormalidades cardiacas preexistentes. Aquellas
pacientes con una lesión cardiovascular previa deben recibir asesoría previa al
embarazo con respecto al riesgo que pueden correr ellas y el niño.

Cambios muy importantes en el corazón y el sistema circulatorio ocurren
durante el embarazo, el parto y el periodo postparto. Estos cambios comienzan
durante las primeras 5 a 8 semanas del embarazo y alcanzan su cúspide al final
del segundo trimestre. En pacientes con una enfermedad cardiaca preexistente,
la descompensación o falla de la función cardiaca generalmente coincide con
este periodo.

De forma ideal las mujeres con enfermedades cardiovasculares previas
deben discutir el impacto de su condición cardiaca sobre el proceso adecuado de
gestación antes de embarazarse. Debe discutirse la anticoncepción, los riesgos
maternos y fetales durante el embarazo así como el potencial de muerte o
empeoramiento de la madre a largo plazo con su médico. El trabajo en equipo de
los especialistas materno-fetales, el gineco-obstetra y el cardiólogo tiene un
gran beneficio en el manejo del embarazo. 

Ciertas condiciones cardiacas preexistentes
conyevan un riesgo materno extremadamente alto y el embarazo en estas pacientes
no es aconsejable, es muy importante que las mujeres con estas condiciones
entiendan las implicaciones que tiene el embarazo sobre su salud. Por ejemplo
en algunos casos pueden enfrentarse a una alta mortalidad o un emperoramiento
de su condición cardiaca súbito y grave. 

Algunas de las condiciones que
implican un mayor riesgo para el embarazo son: cardiopatías congénitas
complejas, hipertensión arterial pulmonar, enfermedades severas de las válvulas
cardiacas y el antecedente de enfermedad cardiaca durante embarazos previos.

Además debemos tomar en consideración que el manejo de las
complicaciones cardiovasculares durante el embarazo, como la hipertensión o la
insuficiencia cardiaca, tienen importantes limitaciones en su tratamiento,
debido a que no todas medicinas normalmente utilizadas para su manejo pueden
utilizarse en esta condición, debido a sus efectos sobre el feto y sobre la
madre.

El asesoramiento médico y la valoración del riesgo cardiovascular previo
al embarazo es muy importante para evitar complicaciones que puedan ensombreser
el resultado de un proceso fantastico y feliz.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *