Vacunación con VPH y prueba de híbridos para detectar (Cacu) en población vulnerable.

  • A nivel nacional el cáncer cérvico uterino muestra una tendencia a la baja como causa de mortalidad por neoplasias en mayores de 20 años 

 

En los últimos cuatro años, con el trabajo del personal de salud, el fortalecimiento del Papanicolaou y otras alternativas de detección, disminuyó de manera significativa el cáncer cérvico uterino (cacu), por lo que pasó al segundo lugar como causa de mortalidad por neoplasias en mujeres mayores de 20 años.

 

A principios de 2007 ocurrían cuatro mil 100 muertes anuales, en 2009 hubo tres mil 600 y se espera cerrar el sexenio con tres mil 200. De esta forma, se evitará que en los últimos seis años aproximadamente cuatro mil 300 mujeres pierdan la vida esta causa.

 

El cáncer cérvico uterino es una enfermedad que se puede evitar o curar si se detecta a tiempo, dado el lento progreso que tienen las lesiones precancerosas, lo que da la oportunidad de 10 años o  más para tratarlas y prevenir su desarrollo a un cáncer invasor, por lo que se ha puesto énfasis en utilizar todas las herramientas al alcance para que cada día menos mujeres mueran por esta causa.

 

Sin embargo, dos de cada tres muertes por esta enfermedad ocurren entre mujeres con menos de cinco años de escolaridad, y las tasas de mortalidad son más altas en los estados y municipios con gran población indígena.

 

Por lo anterior, la Secretaría de Salud implementó la detección del causante de esta enfermedad (virus del papiloma humano) a través de la prueba con captura de híbridos, una nueva tecnología que se pone al alcance de la población.

 

Esta alternativa es gratuita para las mujeres que viven en los municipios con menor índice de desarrollo humano, y consiste en la toma de la muestra por parte de la propia mujer. Si sale positiva, se le practican los estudios confirmatorios como Papanicolaou o colposcopía.

 

Asimismo, desde 2008 se aplica la vacuna contra el VPH a las niñas de 9 a 12 años que viven en los 125 municipios con menor índice de desarrollo humano, al ser donde se dan las relaciones sexuales a temprana edad, tienen mayor número de embarazos y menos acceso a servicios de salud.

 

Continúa la detección gratuita con la prueba de Papanicolaou, que es una de las principales herramientas paradetectar la infección y los pre-cánceres y así someterse a tratamiento, a fin de detener el cáncer del cuello uterino antes de que se convierta en invasor.

 

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana para la Prevención, Detección y Tratamiento del Cáncer del Cuello Uterino, la citología cervical es gratuita en las instituciones del sector público, sin exclusión de ninguna mujer solicitante por razones económicas o de edad.

 

El cáncer cérvico-uterino es una neoplasia provocada por ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH) que no son detectados y atendidos oportunamente, a pesar de existir los medios y técnicas para hacerlo.

 

Este cáncer (también conocido como cáncer cervical) se origina en el tejido que recubre el cuello uterino, pero no se forma repentinamente. En sus inicios, algunas células se convierten en precancerosas y luego en cancerosas. Este proceso de cambio puede tomar varios años, aunque a veces sucede con mayor rapidez.

 

Actualmente no existe cura o tratamiento para el VPH que causa cambios en las células del cuello uterino. No obstante, la mayoría de las mujeres con esta infección no desarrollan cáncer, pero tienen más riesgo quienes agregan factores como el tabaquismo.

 

Las fumadoras tienen el doble de probabilidades de contraer cáncer del cuello uterino, debido a que el humo del tabaco produce químicos que pueden dañar el ADN de las células del cuello uterino y aumentar la probabilidad de que se origine este cáncer.

 

El factor de riesgo principal del cáncer del cuello uterino es la infección con el virus del papiloma humano (VPH), que es un grupo de más de 100 tipos de virus que pueden causar verrugas, verrugas genitales o cáncer del cuello uterino, y se les llama VPH de alto riesgo.

 

Se transmite durante las relaciones sexuales sin protección, especialmente a edad temprana, y la posibilidad aumenta si se tuvieron distintas parejas sexuales o con un hombre que tuvo relaciones sexuales con muchas parejas.

 

Influyen otras infecciones como el VIH y clamidia, que se contrae por contacto sexual; la alimentación con poco contenido de frutas, vegetales o verduras, el sobrepeso, uso por más de cinco años de píldoras anticonceptivas, múltiples embarazos y antecedentes familiares.

 

A menudo, los cánceres o los pre-cánceres en etapas iniciales no muestran síntomas, por lo general, aparecen cuando la enfermedad avanzó y pueden ser una secreción vaginal inusual (aparte de su período menstrual mensual normal), sangrado ligero fuera del período menstrual, sangrado o dolor después de la relación sexual, de una ducha vaginal o del examen pélvico. Por ello es importante que las mujeres se hagan las pruebas regularmente.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *