Piel seca y cabello sin brillo: principales efectos durante la menopausia

La menopausia propicia una disminución importante en la producción de colágena y aceites cutáneos, perdiendo así la habilidad de mantener una auto-hidratación, por lo que sequedad en la piel y sus anexos, como el cabello, son los efectos secundarios más comunes durante esta etapa. También se presenta comezón, pequeños vasos sanguíneos visibles y acné; expresó el doctor José Abel de la Peña, director del Instituto de Cirugía Plástica, S. C.

El doctor agregó que por ello es de suma importancia acudir con un cirujano plástico certificado, idealmente antes de llegar a la etapa de la menopausia, para prevenir o eliminar, si ya se encuentra en este proceso, los eventos que alteran la apariencia física de la mujer.

Dentro de los procedimientos más comunes que existen, para evitar o borrar la resequedad generalizada de la piel, pérdida de la elasticidad y tono de la misma, está la prescripción de cremas y compuestos -tópicos o tomados-, mismos que sólo mantienen la hidratación de la piel de manera un tanto superficial.

Para obtener resultados más drásticos existen otros medios más revolucionarios que ofrece la cirugía plástica como la aplicación de ácido hialurónico de bajo peso molecular, el cual tiene el objetivo único de mejorar la hidratación de la piel (en este caso no de restablecer volumen tisular).

La misma resequedad que se presenta al llegar a la menopausia incrementa la visibilidad de las líneas de expresión facial, lo cual hace que la persona aparente ser de mayor edad a la que tiene. Una solución a este problema es la utilización de Dysport®, toxina botulínica tipo A; la cual al paralizar parcialmente los músculos que crean dichas líneas de expresión mejora la apariencia general del rostro. 

Existe además el tratamiento con radiofrecuencia, el cuál conlleva varios beneficios, tales como: disminución de flacidez, aumento del tono de la piel y promueve la formación de colágena. La gran ventaja es que no es invasivo, no requiere de anestesia o de tiempo de recuperación. Ahora bien, si el objetivo es mejorar la calidad de la piel, eliminar las capas superficiales y las manchas, así como mejorar su tono y elasticidad, el mejor tratamiento es la aplicación de láser.

Conforme envejecemos, los tejidos de nuestro rostro pierden fortaleza y elasticidad, cuando el deterioro es leve a moderado las modalidades mencionadas con anterioridad proporcionan resultados excelentes. Sin embargo, cuando el deterioro muestra un umbral de retracción cutánea, aún no existe mejor solución que la cirugía plástica, que se enfoca en restablecer la posición jovial de los tejidos profundos del rostro eliminando únicamente la piel redundante.

Cabe señalar que los mismos procedimientos mencionados para el rostro pueden ser extrapolados a la región cervical, mejorando los estigmas del envejecimiento y cambios hormonales de la menopausia.

Una recomendación crucial es hacer ejercicio regularmente ya que se disminuye con ello la gravedad de los síntomas de la menopausia, la incidencia de osteoporosis, así como de enfermedades cardiovasculares. Otros beneficios de la actividad física son la reducción de estrés, de grasa corporal, de intensidad de los calores repentinos y mejora la calidad dérmica al aumentar la cantidad de colágena cutánea.

La dieta es otro factor importante de prevención, donde ingerir alimentos altos en omega 3 y aumentar la proporción de aceites (canola, girasol o de oliva) mejorará la calidad de la piel. Además, se recomienda la ingesta de abundante agua para hidratar la piel desde adentro. La protección solar y evitar el tabaco son recomendaciones determinantes para evitar el envejecimiento prematuro y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pulmonares y cáncer.

¿Qué es la menopausia?

La menopausia ocurre en las mujeres de entre 40 y 58 años de edad (si se presenta antes se considera anormal o prematura) donde se observa el final de la capacidad reproductiva, disminuyendo la producción ovárica de las hormonas estrógeno y progesterona. Debe ocurrir un año sin sangrado menstrual para decir que ya se está formalmente en esta etapa.

Además, se ha observado otros síntomas como calores fugaces, períodos irregulares, falta de lubricación vaginal, alteraciones en el patrón del sueño, irritabilidad, depresión, osteoporosis, aumento en la grasa abdominal, adelgazamiento del pelo y pérdida de volumen mamario.

Aunque el estado de ánimo de las mujeres llega a modificarse al atravesar esta etapa, la medicina actual ha podido contrarrestar ciertos procesos negativos a través de las terapias de reposición hormonal, entre otros.

El experto advirtió que la menopausia no es una enfermedad, es sólo una etapa más en la vida de la mujer, donde la recomendación principal es la de mentalizarse que esta nueva etapa traerá consigo cambios que pueden ser manejados para tener su vida plena y satisfactoria, siempre y cuando se tenga un acompañamiento del ginecólogo, el endocrinólogo y el cirujano plástico.

Dysport®, es la toxina botulínica francesa tipo %u201CA%u201D para el tratamiento de líneas de expresión y distonía aprobada por la Federal Drug Administration, FDA; así como por la Secretaría de Salud en México. Si se desea consultar a algún cirujano plástico calificado visita el sitio de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, A. C. (AMCPER):www.cirugiaplastica.org.mx

Acerca Redacción

También te puede interesar

El INNN recibe equipo portátil de Rayos X de última generación por parte de la Fundación Gonzalo Río Arronte

LaSalud.mx.- Este potente y compacto equipo permite  su traslado a áreas de difícil acceso o …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *