Quedarse sin aire por el humo: fases del enfisema pulmonar.


·        Más vale dejar de fumar que padecer un enfisema pulmonar.   


Quedarse sin aire por el humo: el enfisema pulmonar. Imagínese que intenta respirar, y por más que se empeña es imposible. La sensación equivale a estar fuera del agua y sentir que uno se ahoga como estando sumergido, y esta es una de las desesperantes sensaciones que genera el enfisema pulmonar. Veamos su desarrollo: 

 

a)      Primera etapa. Los pulmones de un individuo actúan como filtros de aire. Pero al fumar, el humo de tabaco (cadmio, ácido cianhídrico, asbesto, monóxido de carbono, nicotina, amoniaco y otros) entra en contacto con los tejidos del pulmón (bronquios y bronquiolos); entonces, muchos de tales contaminantes quedan atrapados en los tejidos de donde pasan a la sangre.   

b)      Segunda etapa. Los residuos de las sustancias que permanecen en los pulmones, comienzan a ganar terreno iniciando la destrucción del tejido. Los contaminantes provenientes del humo de tabaco son una combinación fatal para el cuerpo: unos estimulan la destrucción interna de los pulmones y otros engañan a los sistemas de defensa del cuerpo. Conforme esto ocurre, los pulmones se verán impedidos a limpiar y agregar más oxígeno a la sangre de manera eficiente.  

c)      Tercera etapa. Como el cuerpo siente que respira de manera insuficiente, inicia cambios precisamente en la forma como lo hace: la espiración se vuelve entonces más larga y la persona se inclina hacia delante, en un esfuerzo por forzar la salida del aire con cada exhalación; la cara se frunce y se aprecia sonrosada; la respiración ocurre a través de los labios. Al llegar a esa fase de deterioro el tórax se ha deformado adquiriendo la forma de un tonel o barril.  

d)     Cuarta etapa. La persona siente que el aire le falta y por más esfuerzo que realice es imposible respirar. Los médicos le darán el mismo diagnóstico: los tejidos están dañados irreversiblemente y la persona no podrá nunca más volver a tener una respiración saludable. 

 

¿Y a todo esto, por qué razón las personas no pueden anticipar la ocurrencia de este daño a su salud y evitarlo? Bueno, una parte de la respuesta es porque antes no se sabía que fumar podía llevar a la muerte. Otra parte es porque fumar es una adicción y, como tal, es difícil deshacerse de ella. Pero la tercera parte de la respuesta tiene que ver con que: a los fumadores que desean abandonar la adicción no se les ha ayudado todavía a enfrentar el problema de manera adecuada. Existen muchas formas para apoyarlos para que se concienticen y logren dejar de fumar. Una forma de ayuda es evitando que se fume en lugares cerrados, incluir en las cajetillas de cigarros advertencias con imágenes en ese sentido y restringir la publicidad de los productos del tabaco.  Más vale dejar de fumar que padecer un enfisema pulmonar.  

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *