La diabetes mal controlada puede derivar en tuberculosis pulmonar

Una persona con diabetes tipo II mal controlada tiene siete veces más
riesgo de desarrollar tuberculosis pulmonar, a consecuencia de la alteración en
sus defensas inmunológicas, que provoca mayor proliferación del bacilo, informó
el Miguel Ángel Salazar Lezama, jefe de la Clínica de Tuberculosis del
Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Explicó que la falta de control de los niveles de azúcar en el diabético
altera y modifica la función de los leucocitos, que son los encargados de la
defensa de los diferentes gérmenes que provocan las enfermedades.

Ante esta situación, precisó que para disminuir el riesgo de desarrollar
tuberculosis pulmonar los pacientes diabéticos deben de tener un estricto
control de sus niveles de azúcar, esto se logra a través de una dieta adecuada
y tratamiento farmacológico.

Enfatizó que es muy importante que todas aquellas personas que se saben
diabéticas, sobre todo, las mayores de 50 años, conozcan el riesgo que tienen
de presentar tuberculosis, por lo que recomendó que al menos cada seis meses se
realicen una baciloscopía, prueba diagnóstica para tuberculosis pulmonar.

Asimismo, señaló que en caso de manifestar tos y expectoración por más
de dos semanas, es necesario que acudan con su médico para descartar una
posible asociación diabetes-tuberculosis.

El especialista indicó que cuando existe está asociación es importante
que el paciente este bajo control médico, ya que los medicamentos
hipoglucemiantes pueden disminuir la acción terapéutica de la rifampicina,
fármaco esencial en el tratamiento de la tuberculosis.

Dijo que bien tratado el paciente diabético con tuberculosis tiene las
mismas posibilidades de curación que una persona sana, lo fundamental en estos
casos, es efectuar un diagnóstico temprano para disminuir el daño pulmonar.

Comentó que el tratamiento antituberculoso consiste en la toma de un
comprimido único que contiene isoniacida, rifampicina, pirazinamida y
estreptomicina, y debe ser tomado durante un periodo de seis a siete meses.

Salazar Lezama informó que esta asociación ha ido en aumento en los
últimos años, ya que se estima que el 20% de los pacientes con tuberculosis en
nuestro país tienen diabetes, cifra superior incluso a la de tuberculosis y
VIH, que es de 10%.

Finalmente, precisó que sería conveniente que los médicos encargados de
controlar a las personas con diabetes tuvieran presente los síntomas de la
tuberculosis y por lo menos cada seis meses mandarles hacer una radiografía de
tórax para tener un chequeo de sus pulmones.

 

Acerca Redacción

También te puede interesar

Fumar ocasiona riesgo para contagiarse de COVID- 19 y favorece el daño pulmonar grave.

LaSalud.mx.- Para impactar a diez millones de personas mediante la colocación de imágenes en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *