La hemofilia, un trastorno masculino y mortal.


  • Una enfermedad incurable, pero con el tratamiento adecuado y los cuidados pertinentes puede pasar inadvertida

Existen diferentes tipos de padecimientos que aquejan el bienestar del organismo humano, no obstante, uno de los que afectan sólo al sexo masculino es la llamada hemofilia, enfermedad de origen hereditario, transmitida por las mujeres y padecida por los hombres. 

La Hemofilia es un trastorno hemorrágico, caracterizado por la falta del factor de coagulación, se transmite de madre a hijos varones debido a las diferencias existentes en el cromosoma masculino %u201CX%u201D y que se conoce como factor VIII o IX. 

Adela Vilchis Huerta, química del Hospital General Regional No. 220 %u201CGeneral José Vicente Villada%u201D, del Instituto Mexicano del Seguro Social, Estado de México Poniente, menciona que la sangre contiene doce factores además del calcio, y la hemofilia se diagnostica por la deficiencia del factor VIII, el cual regula la función de la coagulación. Su ausencia es causante de la Hemofilia, la cual está clasificada en leve, moderada o severa, dependiendo de cada organismo y del tiempo que el paciente lleve con la enfermedad sin tratamiento. 

Vilchis Huerta refirió  que este tipo de enfermedad puede detectarse desde el nacimiento, ya que uno de los síntomas más frecuentes es la manifestación de moretones en la piel sin causa alguna, hinchazón de las rodillas al gatear o sangrados sin razón de forma interna en articulaciones o externa por fosas nasales. 

Cabe mencionar, que si se detectan alguno de estos síntomas y no se trata adecuada y pertinentemente puede ocasionar hemorragias en órganos vitales, sobre todo en el sistema nervioso, pulmonar o digestivo, lo que conllevaría a la muerte de la persona, por lo que ante signos consistentes es preciso acudir a la valoración médica. 

Se debe tomar en cuenta que no todo tipo de hemorragias significan hemofilia, aunque todo sangrado requiere de la atención debida para evitar que se agrave, es decir, los sangrados en etapa leve o moderada (niñez), pueden pasar inadvertidas, como la epistaxis (sangrado de fosas nasales) gingivorragias (hemorragia a nivel de las encías) o moretones en la piel, pero al manifestarse en edad adulta (más de 20 años) y con mayor frecuencia, se catalogan como severas. 

Toda persona diagnosticada con hemofilia debe tener la debida precaución de evitar las cortaduras, sangrados, inflamaciones de piel o moretones con la finalidad de sufrir pérdidas valiosas de sangre. Por tal razón, se les recomienda, en todo momento, hacer mención a los médicos de su padecimiento a la hora de requerir una muestra de sangre o asistir con su dentista, ya que una cortadura o pinchadura en la piel, vena o vaso sanguíneo puede causar grandes pérdidas de sangre. 

Vilchis Huerta, indica que ante cualquier hemorragia padecida no se deben consumir aspirinas, ya que prolongan el sangrado, lo más recomendable es cubrir la herida con gazas, algodón o paños libres de bacterias, e ir colocando uno sobre el otro para ir controlando el sangrado, y dirigirse a su Unidad de Medicina Familiar para recibir atención médica lo más pronto posible. 

Actualmente, existen tratamientos para controlar la hemofilia, pero que no logran erradicarla, puesto que %u201Ces una enfermedad que no tiene cura, esto se hace a través de la aplicación intravenosa de Crioprecipitado Concentrado del Factor VIII, para aportar la coagulación y fibrinólisis necesarias para la corrección de coagulopatías en el hombre%u201D puntualizó la especialista. 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Las redes sociales son usadas para atraer a jóvenes al consumo de nuevos productos de tabaco

Las redes sociales han resultado ser un verdadero “paraíso” para la industria tabacalera, pues pueden …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *