Médica Sur, Única Institución en México con un Área Especializada en la Obesidad Infantil

%u201CEn México uno de cada cuatro niños tiene sobrepeso u obesidad. Si este problema no se corrige, impactará en la calidad de vida de cada uno de ellos cuando sean adultos%u201D comentarios de la Dra. Ma. Eugenia Ibarzábal Ávila, Coordinadora de la Clínica de Trastornos de la Conducta Alimentaria del hospital Médica Sur.


La obesidad en los menores de edad es causada por varios factores que tienden a combinarse: falta de actividad física, patrones de alimentación inadecuados, factores genéticos y/o cuestiones afectivas e inclusive psiquiátricas. Tanto su diagnóstico como el tratamiento deben basarse en un enfoque integral. Médica Sur es la única institución en México con un área especializada en la obesidad infantil y del adolescente, integrada por profesionales médicos en pediatría, nutriología, fisioterapia, psicología individual y familiar, así como psiquiatría.


El tratamiento se inicia con un diagnóstico integral de la condición del paciente, y de manera interdisciplinaria se analiza cada caso para planear el tratamiento y su seguimiento. Los tratamientos se enfocan a la familia completa como la unidad básica de apoyo del niño; están adaptados a las capacidades y la edad de cada niño; educan sobre la forma de comer introduciendo cambios pequeños y estableciendo metas realistas; fomentan la actividad física; se descartan enfermedades físicas y/o complicaciones de la propia obesidad; abordan los problemas psicológicos y/o psiquiátricos y al finalizar se establece un programa de mantenimientos que impide que el peso vuelva a ser un factor de riesgo.


Para los niños menores de 7 años que no tienen otro factor de riesgo para la salud, el objetivo principal del tratamiento puede ser el mantenimiento, más que la pérdida de peso. Esta estrategia permite que el niño crezca en talla y que el Índice de Masa Corporal (IMC) caiga a lo largo del tiempo a un rango saludable. No obstante, para un niño obeso el mantenimiento de peso puede ser tan difícil como la pérdida de peso para un adulto. La pérdida de peso habitualmente se recomienda para niños mayores de 7 años, o para niños más pequeños que tienen condiciones médicas asociadas. La pérdida de peso debe ser lenta y sostenida, entre 500 gr. por semana y 500 gr. por mes, dependiendo de cada caso. Los métodos para el mantenimiento y la pérdida de peso son los mismos: el niño necesita una dieta saludable y un aumento de actividad física.


El éxito del tratamiento depende en gran medida del compromiso como padres para ayudar a que sus hijos implementen estos cambios. %u201CSi su hijo tiene sobrepeso %u2013comenta la Dra. Ibarzabal- es muy importante que le permitan saber que lo apoyarán. Los sentimientos de los niños acerca de sí mismos con frecuencia están basados en los sentimientos que sus padres tienen acerca de ellos. Si ustedes los aceptan en cualquier peso, es más probable que se sientan bien acerca de ellos mismos. También es importante que hablen con ellos acerca de su peso, permitiéndoles compartir sus preocupaciones%u201D. concluyó.


Los padres juegan un papel crucial en ayudar a sus hijos con sobrepeso u obesidad a sentirse amados y en control de su peso. Se deben aprovechar todas las oportunidades para fortalecer la autoestima de los hijos.


 


Algunos consejos de la Dra. Ibarzabal son: ser realistas acerca del peso de ustedes mismos y de sus hijos. El primer paso es enfrentar el hecho de que existe sobrepeso u obesidad; no pueden solamente decirle a sus hijos qué comer y cuánto ejercicio hacer, necesitan convertirse en modelos a imitar.


Esto quiere decir activarse ustedes mismos; evaluar sus propios hábitos de alimentación, actividad y conductas (incluyendo conductas de riesgo para la salud, como el tabaquismo); es necesario ayudar a sus hijos a tomar decisiones saludables en formas que sean de apoyo, no criticas; mantener en casa únicamente aquellos alimentos que integren el plan nutricional, y no los que puedan sabotearlo; reconocer si en su hogar se utiliza la comida como forma de compensación (consuelo) o si el peso de sus hijos se ha convertido en foco de conflicto entre ustedes y sus hijos; su propia relación con la comida y el peso, desde su infancia pueden influir en su estilo como padres alrededor de este tema; encuentren razones para elogiar los esfuerzos de sus hijos; celebren cambios pequeños, pero no los recompensen con comida.


Ayúdenlos a encontrar formas de lidiar con sus emociones que no involucren comer; recuerden a sus hijos que no están solos en este proceso. Ustedes, la familia, su pediatra y el resto del equipo de salud caminarán con ellos. Es importante que la familia entera se comprometa. Ni pueden decirles a sus hijos %u201Cestás galletas no son para ti, son para los demás de la familia que no tienen que bajar de peso%u201D.


Observar a sus hijos diariamente nos puede proporcionar la suficiente información como para saber si tienen un peso sano. Es necesario que en cada revisión de rutina, el pediatra calcule el IMC de su hijo, a partir de la relación entre su peso y su talla, y determine en dónde cae en la tabla de crecimiento. Esto indica si su hijo tiene sobrepeso para su edad y estatura, comparándolo con otros niños de su mismo sexo y edad.


 


 


 

Acerca Redacción

También te puede interesar

En México 8.5 millones de personas padecen asma

El asma es una afección crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *