Ser fumador eleva 70 por ciento más el riesgo de sufrir complicaciones en una cirugía.

Los sangrados y problemas respiratorios, los más frecuentes
 
Una persona que fuma eleva hasta en un 70% más el riesgo de sufrir alguna complicación grave al someterse a una intervención quirúrgica, informó Juan Antonio Domínguez Zambrano, Profesor Titular del Curso de Cirugía Plástica del Hospital General de México 
 
Al participar en el Congreso %u201CTabaquismo y Mujer%u201D, organizado por la Clínica contra el Tabaco de este Hospital, el especialista detalló que las principales complicaciones que se pueden presentar durante una cirugía en una persona fumadora son los sangrados y los problemas respiratorios.
 
Lo anterior, detalló, debido a que el humo del tabaco daña de forma severa los sistemas  circulatorio y respiratorio, por ello, este tipo de pacientes son catalogados como de alto riesgo, por lo que el cirujano debe tener especial cuidado durante la intervención.
 
Domínguez Zambrano destacó que una de las cirugías más comunes a la que se someten las personas fumadoras es para eliminar las arrugas peri-bucales, las cuales se forman por el efecto nocivo del tabaco a la piel al provocar envejecimiento prematuro  y resequedad.
 
Precisó que en el caso de una intervención estética se suman, a demás, de las complicaciones antes mencionadas, la pérdida de tejido cutáneo y retraso en la cicatrización.
 
Indicó que se recomienda por lo menos dejar de fumar tres semanas antes de que se realice la intervención quirúrgica, para tratar de desintoxicar un poco el organismo de esta sustancia.
 
Por su parte, José Manuel Ruiz Rosillo, Presidente de la Sociedad Mexicana de Dermatología, durante su ponencia %u201CEl impacto del tabaquismo en la piel de la mujer%u201D, dijo que el humo del cigarro se ubica como el tercer factor más frecuente de envejecimiento prematuro, solamente presidido por la edad y el sol. 
 
Precisó que las sustancias que contiene el humo de tabaco puede derivar en diferentes enfermedades cutáneas como son: candidiasis oral, micosis pigmentaria (uñas amarillas), lupus eritematoso, arterosclerosis cutánea y cáncer de piel, entre otros.
 
Comentó que uno de los tipos de cáncer asociado a este hábito es el carcinoma epidermoide, segunda neoplasia más frecuente de la piel que se puede manifestar en los labios, pero también en otras partes del cuerpo como en pene, en cervix y vulva.
 
Ruiz Rosillo indicó que procesos denominados dermatosis paraneoplásica, son aquellos  que se manifiestan en la piel, pero se relacionan con un cáncer interno.  
 
Finalmente, precisó que uno de los sitios de la piel donde es frecuente que se presente este tipo neoplasia es en la espalda con la aparición de verrugas de color café y se relaciona con cáncer de pulmón.
 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

En México, se estima que el 24.8% de los hombres y el 7.8% de las mujeres fuma

El tabaquismo es la primera causa de muerte prevenible a nivel mundial, pero sus efectos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *