El amor se demuestra en casa… apagando tu cigarro

¿Amas a los tuyos? Este mes del amor y la amistad es una excelente ocasión para dejar el cigarro pensando en la salud de los demás.  ¿Sabías que la exposición involuntaria al humo del cigarro ha sido identificada como una causa importante de enfermedades respiratorias, cardiovasculares y de diferentes tipos de cánceres en adultos?.

Se ha estimado que las mujeres no fumadoras casadas con fumadores tienen 24% de exceso de riesgo de padecer cáncer de pulmón   y 30% de padecer enfermedad coronaria. En niños, la exposición al humo de tabaco ambiental ha sido asociada con el síndrome de muerte súbita del recién nacido, bajo peso al nacer, agravamiento de las crisis asma y otras enfermedades respiratorias, enfermedades del oído medio, así como reducción de la función pulmonar.

Un espacio de exposición de particular importancia para niños y mujeres no fumadoras que conviven con fumadores es el hogar.  En el año de 2005 el Instituto Nacional de Salud Pública realizó un estudio para cuantificar los niveles de exposición al humo de tabaco en hogares, evaluando simultáneamente las concentraciones ambientales y los niveles de nicotina en el cabello de niños y mujeres no fumadoras. Se encontró una correlación directa entre el número de fumadores en el hogar y las concentraciones de nicotina en cabello y se observaron grados particularmente altos de exposición en niños atribuibles a la presencia de nicotina ambiental en el hogar.

El Mtro. Tonatiuh Barrientos-Gutiérrez, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública, refirió que fueron analizados 41 hogares, 20% sin fumadores y 80% con fumadores. %u201CSe colocaron monitores pasivos de nicotina en los hogares por una semana y se obtuvieron muestras de cabello de mujeres no fumadoras y niños para cuantificar nicotina. Las muestras fueron enviadas a la Universidad Johns Hopkins, donde la nicotina se extrajo y analizó con cromatografía de gases. Adicionalmente se aplicaron encuestas de opinión y conductas relacionadas con el humo del tabaco ambiental.%u201D

El 93% de los  monitores colocados en los hogares estuvo por encima de los niveles mínimos de detección (0.003 ug/m3). Las concentraciones de nicotina ambiental y en el cabello de los niños mostraron una correlación alta  (rs = 0.49). Los valores de nicotina aumentan conforme se incrementa el número de fumadores en el hogar, y esta relación es estadísticamente significativa (p=0.032). El 53% de las muestras de cabello de niños presentó concentraciones de nicotina por encima de los niveles mínimos de detección (0.054ng/mg).  Asimismo, el 43% de las muestras de cabello de mujeres tuvo concentraciones por encima del límite de detección.

Treinta y cinco por ciento de las mujeres no fumadoras encuestadas manifestó que su cónyuge fumaba dentro de hogar. Ochenta y tres por ciento de los fumadores encuestados reconoció fumar frente a los niños, mientras que el 74% aceptó que fumaba dentro del hogar. Más de 88% de los fumadores estuvo de acuerdo en que los padres y adultos no deben fumar frente a los niños.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que los lugares donde es permitido fumar están sujetos a niveles significativos de toxinas, ya que la contaminación alcanza niveles mucho más elevados que la contaminación ambiental generada por los automóviles.  Como dato importante, la OMS ha comprobado que el humo de tabaco de segunda mano, puede expandirse de una habitación a otra, aunque las puertas estén cerradas2.

El humo de tabaco ambiental es una mezcla de gases y partículas derivadas de la combustión del tabaco con al menos 250 compuestos tóxicos o carcinógenos. La contaminación causada por los químicos tóxicos del humo de segunda mano persiste semanas e inclusive meses después de que se fumó e impregna paredes, alfombras, cortinas, ropa, comida, muebles y otros materiales. Ni la ventilación ni la filtración, solas o combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en ambientes cerrados a niveles que se consideren aceptables. Ni siquiera pueden lograrlo en lo que atañe al olor, mucho menos en lo que respecta a los efectos en la salud. Sólo los ambientes 100% libres de humo de tabaco confieren una protección eficaz.

La exposición al humo de tabaco se produce en todos los lugares en los que se permita fumar: el hogar, el trabajo, los lugares públicos. La OMS calcula que alrededor de 700 millones de niños y niñas, o sea, casi la mitad de la población infantil mundial, respiran aire contaminado por humo de tabaco, especialmente en el hogar. Estudios epidemiológicos han demostrado que los hijos de padres fumadores tienen con mayor frecuencia síntomas respiratorios (tos crónica y flemas), bronquitis, traqueítis y  laringitis, comparado con niños de padres no fumadores. Estos niños son hospitalizados con  mayor frecuencia por estas causas.4

Por todos estos motivos, el control de la exposición al humo de tabaco en el hogar representa un reto, ya que es menos susceptible a la vigilancia externa derivada de la legislación y requiere el compromiso voluntario de los fumadores.

Si eres fumador, antes de encender un cigarro en el hogar piensa en la salud de quienes te acompañan, ya sean familiares o amigos, que por cierto son los seres a quienes más amas. En un hogar cálido se respira un ambiente limpio, libre de humo de tabaco.

Los ambientes 100% libres de humo de tabaco son la nueva norma. No te quedes atrás. ¡Haz valer tu derecho de disfrutar lugares 100% libres de humo de tabaco!

Si te has decidido a dejar de fumar, puedes acudir a las Clínicas contra el Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la UNAM, cuyo teléfono es el 5623 2102, y del Instituto Politécnico Nacional,  con los teléfonos 5729 6300 y 5729 6000, Ext. 54402, 54680 y 53100.

Acerca Redacción

También te puede interesar

En México 8.5 millones de personas padecen asma

El asma es una afección crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *