Obesidad, sedentarismo y tabaquismo pueden conducir a un derrame cerebral

Sus primeros síntomas pueden ser confundidos con molestias pasajeras; se le conoce también como stroke(ataque) o apoplejía, y se trata de una enfermedad que pone en riesgo la vida.

La enfermedad cerebro vascular (ECV), también denominada accidente cerebro vascular o ataque cerebral es una interrupción del suministro de sangre a cualquier parte del cerebro, lo que conduce a la aparición de infartos dentro del sistema nervioso central.

La ECV puede tener un origen isquémico (deficiente riego sanguíneo), cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo local (trombo) o generado a distancia (émbolo) desde otro sitio del cuerpo, presentándose un infarto, explicó el doctor Eli Skromne Eisenberg, médico de Neurología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los principales factores de riesgo para un accidente cerebrovascular son la hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes, la hipercolesterolemia o aumento de colesterol y triglicéridos, la obesidad y el sedentarismo.

Con la edad, los vasos sanguíneos se van engrosando y endureciendo sus paredes, donde se depositan restos de colesterol y triglicéridos; también con el tiempo la hipertensión va dañando los vasos sanguíneos, hasta llegar a una oclusión (se cierran), lo que se traduce en que no haya flujo de la sangre dentro del cerebro y por lo tanto, falta de oxigenación, produciéndose un infarto.

El doctor Eli Skromne destacó que los síntomas a los que hay que estar atentos para solicitar una atención médica inmediata son: problemas en el habla, trastornos en el lenguaje; dificultad para comprender o para decir lo que se quiere expresar; debilidad en la mitad del cuerpo, un brazo o una pierna; pérdida súbita de la conciencia.

El tratamiento primario, dijo el especialista del IMSS, debe ser preventivo. Las personas con factores de riesgo, es decir, mayores de 65 años con obesidad, diabetes, hipertensión, deben mejorar de inmediato sus hábitos alimenticios y realizar ejercicio de manera cotidiana, por lo menos 30 minutos al día.

El tratamiento que se ofrece en el Instituto Mexicano del Seguro Social se compone por uso de anticoagulantes, así como de medicamentos de uso local que destruyen los coágulos. Si hay presencia de hemorragia, quizá sea necesaria una intervención quirúrgica.

En este servicio de Neurología del IMSS se otorgan un promedio de 10 consultas diarias por ECV. Se trata de una enfermedad que se presenta de manera común en los hombres, habitualmente por arriba de los 65 años de edad. En cuanto a las mujeres, una vez que se supera la etapa de la menopausia, la prevalencia se iguala uno a uno.

El doctor Eskromne Eisenberg subrayó que estas enfermedades se pueden evitar, por lo que insistió en la necesidad de modificar el estilo de vida con acciones como: abstenerse de fumar, asumir una alimentación sana, con una dieta baja en grasas; realizar ejercicio de tipo aeróbico y acudir a un chequeo rutinario con el médico familiar.

Alertó, también, que si se presenta algún problema de movimiento, coordinación, equilibrio o habla, es necesario acudir inmediatamente a su Unidad de Medicina Familiar y no esperar a que pasen las molestias, ya que el mayor daño se puede evitar en las primeras tres horas.

Acerca Redacción

También te puede interesar

La influenza sigue siendo una preocupación de salud pública en México

LaSalud.mx.- La influenza sigue siendo una preocupación de salud pública en México. De acuerdo con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *