Ojos rojos, más que irritación es indicio de Espondilitis Anquilosante

La Espondilitis  Anquilosante afecta tres veces más a los hombres

 
Órganos como el corazón, intestinos, riñones y pulmones pueden verse afectados

 

Sufrir constantemente de ojos rojos, uno de los síntomas más comunes de la uveítis, o inflamación de la uvea, la lámina intermedia del ojo que aporta la mayor parte del suministro sanguíneo a la retina, puede ser una de las múltiples manifestaciones de la Espondilitis Anquilosante, una enfermedad reumática, crónica y progresiva, incurable pero controlable, que puede causar la fusión de la columna vertebral y de las articulaciones sacro iliacas, alertó la Doctora Claudia Meléndez Mercado, Jefa del Servicio de Reumatología del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM).

 

De acuerdo a lo señalado por la especialista, la uveítis se manifiesta con enrojecimiento, inflamación o dolor de los ojos, molestia con la luz, pérdida de la agudeza visual y carencia de secreciones. De hecho la uveítis es un padecimiento que puede predecir o bien ser parte de los síntomas extra articulares de la Espondilitis Anquilosante, una patología que a pesar de ser la enfermedad espinal más común en el mundo, misma que afecta al 1.4 por ciento de la población total, es decir, casi 94 mil millones de personas, cuyas edades van de los 17 y los 35 años, está subdiagnosticada en México. 

Si bien la causa de la Espondilitis Anquilosante es desconocida, se asocia tanto a factores genéticos como ambientales,  pues se ha  descubierto que los familiares de los pacientes tienen mayor predisposición a sufrirla. Se presenta  tres veces con más frecuencia en hombres que en mujeres y  afecta mayormente a personas de raza blanca; además de que el contacto con bacterias intestinales como la Klebsiella, ha sido determinante para la aparición de la enfermedad. 


La Doctora Meléndez señala que debido al desconocimiento de la enfermedad, los pacientes son diagnosticados y tratados  en etapas tardías, por lo que recomienda que ante la presencia de dolores de espalda constantes con duración mayor a tres meses, que disminuyan con la actividad física e impidan la realización de  movimientos comunes como agacharse,  ladearse o incluso limiten la expansión torácica al respirar; es necesario que acudan con el médico reumatólogo, quien por medio de estudios clínicos y de rayos %u201CX%u201D podrán ofrecer un diagnóstico certero del padecimiento; se explicó. 


Adicionalmente, la especialista comentó que a pesar de que la Espondilitis Anquilosante es un padecimiento reumático, puede ocasionar además de la uveítis otras  afectaciones como insuficiencia cardiaca y renal, así como fibrosis pulmonar.  


Cabe destacar que las terapéuticas biológicas, como  infliximab, controlan la progresión de la enfermedad, evitando que la calidad de vida de los pacientes se deteriore severamente,  al tiempo de facilitar la movilidad necesaria para desempañar sus actividades cotidianas, además de  disminuir las alteraciones del sueño, la fatiga y el estrés emocional, producto del deterioro de sus relaciones interpersonales y de su aspecto físico.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *