Una de cada cinco discapacidades, asociadas a lesiones cerebrales infantiles

A partir del 28 de octubre se presentarán, en el Centro Académico y Cultural de Juriquilla, obras de teatro con la participación de Susana Alexander, Héctor Bonilla, Rebecca Jones y Marta Aura


Para que bebés con lesiones cerebrales y sus familias tengan la posibilidad de una mejor calidad de vida, el Instituto de Neurobiología (INB) de la UNAM, con sede en Juriquilla, Querétaro, inició la campaña 2008 de recaudación de fondos.


En la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo Augusto Fernández Guardiola, de esa entidad universitaria, un grupo multidisciplinario de especialistas trabaja en el diagnóstico y neurohabilitación de niños que nacen con factores de riesgo.


El director del INB, Raúl Paredes Guerrero, explicó que de todas las discapacidades presentes en la población mexicana, una de cada cinco se relaciona con el daño cerebral, ocurrido en la etapa prenatal y al momento de nacer, a causa de factores de riesgo como asfixia del bebé, prematurez, infecciones intrauterinas de la madre, desnutrición, tabaquismo y edad.


Ese tipo de lesiones, precisó, pueden ocasionar secuelas motoras (parálisis cerebral infantil), sensoriales (pérdida o disminución de la audición y visión) y cognoscitivas (alteraciones en la atención, aprendizaje y lenguaje), que derivan en serios problemas para el desarrollo de los infantes.


Sin embargo, cuando un bebé es diagnosticado de manera temprana e inicia una terapia de neurohabilitación, se reducen las probabilidades de daño, pues la plasticidad cerebral permite que al lesionarse una estructura de ese centro nervioso, otra área adquiera la función perdida.


Los niños tratados tienen la oportunidad de lograr una mejor calidad de vida tanto personal, familiar y social, lo que a la larga impacta favorablemente en su desempeño escolar y laboral, abundó Paredes Guerrero.


La Unidad de Investigación en Neurodesarrollo %u2013a cargo de Thalía Harmony, del INB%u2013 estudia, desde hace dos décadas, el funcionamiento cerebral de los pequeños, en especial aquellos con alteraciones en el aprendizaje y el desarrollo.


Con la instrumentación del modelo neurohabilitatorio, donde se identifica a los menores con riesgo antes del nacimiento, y en los primeros tres meses de vida, ha sido posible dar terapia, hasta ahora, a alrededor de 600 bebés, apuntó.


Una vez identificados, reciben tratamiento hasta los 18 meses de vida, aunque a algunos se les da seguimiento hasta los cuatro o cinco años de edad.


En el programa participan psicólogos, neuropediatras, fisioterapeutas, nutriólogos y terapistas del lenguaje, entre otros expertos, que además de dar atención a los pacientes, instruyen a los padres para la aplicación de las terapias, añadió.


La atención por bebé tiene un costo aproximado de 25 mil pesos anuales, que cubre los gastos de los estudios de diagnóstico (resonancia magnética, electroencefalografía, potenciales evocados auditivos y visuales, entre otros). No obstante, la mayoría de los afectados proviene de familias de escasos recursos y, por ello, sus tratamientos son gratuitos, acotó.


Inicialmente, recordó, a la Unidad acudían pequeños de la ciudad de Querétaro; ahora asisten de todo el estado y de entidades como Guanajuato, San Luis Potosí, Estado de México, Aguascalientes y Jalisco.


Por ello, argumentó, se requieren de mayores recursos que permitan extender la cobertura a más niños, pues tan sólo el año pasado se recibieron casi 200 nuevos pacientes. %u201CA algunos no se les pudo atender porque no había suficientes fondos%u201D, señaló.


Sin embargo, con el apoyo recibido en la campaña Cuatro Voces por los Bebés 2007, aproximadamente 59 por ciento de los 200 bebés con lesión cerebral alcanzó una mejoría total, 33 por ciento tuvo un avance significativo, y sólo ocho por ciento no mostró recuperación, por la gravedad de su caso.


En este 2008, concluyó Paredes, se esperan mejores resultados; para ello, se presentarán cuatro obras de teatro, donde participarán cuatro actores y actrices reconocidos en México: Susana Alexander, en Dios ¿sigues ahí?, el 28 de octubre; Héctor Bonilla, en Almacenados, el 5 de noviembre; Rebecca Jones, en Retrato de una artista desempleada, el 11 de noviembre, y Marta Aura, en Mujer on the Border, el 18 de noviembre.


El costo del abono para las cuatro puestas en escena es de mil pesos; se presentarán en el auditorio del Centro Académico y Cultural del Campus Juriquilla de la UNAM. El donativo es deducible de impuestos y se maneja a través de la Fundación UNAM.


La campaña continúa abierta todo el año; la gente que desee apoyar puede comunicarse al INB, al teléfono 56234001, o a la Fundación UNAM, a los números 01 (800) 000 8626, desde cualquier lugar del país, a al 5340-0900, extensiones 2019, 2018 y 2022en el DF. O bien, en las páginas www.inb.unam.mxy www.fundacion.unam.mx


De las discapacidades presentadas en la población mexicana, una de cada cinco se relaciona con el daño cerebral ocurrido en la etapa prenatal y al momento de nacer, dijo Raúl Paredes, del INB de la UNAM.


Los pequeños con daño cerebral que son tratados a tiempo, tienen la oportunidad de lograr una mejor calidad de vida, y un buen desempeño escolar y laboral.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *