Tabaquismo, la epidemia más grave de la historia de la humanidad

El Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, inauguró las XXXVI Jornadas Quirúrgicas del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias


La Ley General para el Control del Tabaco es un poderoso instrumento para contrarrestar el tabaquismo, el cual es la epidemia más grave de la historia de la humanidad, incluso peor que la fiebre amarilla o la influenza, ya que es responsable de más muertes que el VIH/SIDA, alcohol, lesiones por accidentes, homicidios, suicidios, desastres por fuego y tuberculosis juntos, advirtió el Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos.


Al inaugurar las XXXVI Jornadas Quirúrgicas del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Córdova Villalobos puntualizó que la intención de las restricciones es reducir la exposición pasiva al humo del tabaco y reducir las oportunidades de fumar de las personas que tienen esta adicción.


En México, 26.2% de la población entre 15 y 65 años fuma y a pesar de que es inferior al promedio global, que es de 30%, no deja de ser inaceptable, ya que hay siete millones más fumadores que hace 20 años.


Ante el Director General del INER, José Rogelio Pérez Padilla, y el Secretario General del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Secretaría de Salud, Marco Antonio García Ayala, el Secretario de Salud agregó que en 2008 el tabaquismo ocasionará la muerte prematura a 50 mil mexicanos, que representa 10% de la mortalidad total. De seguir esa tendencia, para el año 2020 morirán 100 mil personas por una causa que se puede evitar.


El Capítulo Mexicano de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes indica que cerca de 20% de los estudiantes de secundaria es fumador activo, uno de cada 10 adolescentes de 12 a 17 años consume tabaco con regularidad y la relación por género es de uno a uno. La adicción a esta sustancia es compleja porque el fumador inicia con pocos cigarros al día, pero va incrementando la dosis de acuerdo con su dependencia física y psicológica.


El Secretario de Salud subrayó que los estudios científicos muestran que si se amplían las restricciones en la población a fumar cigarrillos, se reduce entre cinco y 15% las tasas de tabaquismo y también da lugar a cambios en las normas sociales en relación con la conducta de fumar, sobre todo entre los jóvenes.


Las prohibiciones de fumar en los lugares de trabajo reducen de cinco a 25% la cantidad de cigarrillos que fuma una persona, lo que se traduce en una disminución de 20% en las tasas de prevalencia.


En los países y ciudades donde se aplican este tipo de medidas de protección, incluyendo la capital del país, se ha mejorado la salud y no se ha perjudicado a los negocios. Por ello, Córdova Villalobos confió en que los propietarios de los negocios se sumarán a este esfuerzo de la sociedad y el gobierno.


Dijo estar convencido del impacto positivo de las medidas en la población %u2013superior a las incomodidades que causan-, al disminuir la incidencia de enfermedades coronarias, de infartos al miocardio, del número de fumadores y la postergación de las edades de inicio en el consumo de tabaco.


Esta Ley también es una herramienta indispensable para que en México se aplique el Convenio Marco para el Control del Tabaco, establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, con ello, sea uno de los primeros países de América Latina en cumplir con ese compromiso.


Una medida de cuidado en el cumplimiento de la ley, es la incorporación de la Denuncia Ciudadana, para promover la participación del ciudadano común, a quien apoyará la autoridad y es que “la salud la construimos entre todos y es responsabilidad de todos”, comentó Córdova Villalobos.


Dijo que toda la población del país, incluyendo los fumadores, apoya la creación de espacios 100% libres de humo, especialmente en hospitales, escuelas, universidades, comercios, transportes públicos y oficinas.


Recordó que desde el pasado 28 de agosto opera la Oficina Nacional para el Control del Tabaco, con apoyo financiero de la Iniciativa Global Bloomberg. Dicha oficina contará con el apoyo del Consejo Nacional contra las Adicciones y trabajará estrechamente con la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios, ya que por ley ambas instancias son las encargadas de proteger y vigilar con relación al tabaco.


La Oficina se enfocará en darle seguimiento a la aplicación de la Ley General para el Control del Tabaco, en estrecha colaboración con las entidades federativas; impulsar las acciones que requiere la instrumentación en México del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS, así como la elaboración de todos los informes de seguimiento relacionados con ello y ampliar el conocimiento sobre las mejores prácticas para el control del tabaco, con la finalidad de adecuarlas en nuestro país.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El INNN recibe equipo portátil de Rayos X de última generación por parte de la Fundación Gonzalo Río Arronte

LaSalud.mx.- Este potente y compacto equipo permite  su traslado a áreas de difícil acceso o …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *