Recomiendan expertos profilaxis en cirugía de reemplazo de rodilla

Se practican más de 761,000 artroplastias de rodilla en EUA y Europa
El 50 por ciento de los pacientes en cirugía puede sufrir Enfermedad Tromboembólica Venosa (ETV)


ETV primera causa de muerte hospitalaria 

“La artroplastia o cirugía de reemplazo total de rodilla se indica cuando otros tratamientos ya no son efectivos para las personas que tienen daños graves en dicha articulación y presenta dolor persistente”, comentó el Dr. José Luis Sánchez Mejía, ex presidente de la Asociación Médica del Hospital Lomas Verdes del IMSS.
 
Durante una cirugía de reemplazo total de rodilla, se elimina el cartílago y el hueso dañados de la superficie de la articulación y son reemplazados por superficies artificiales de metal (aleaciones) y plástico (resinas especiales). Esta intervención es cada vez más común, tan sólo en el año 2005 en Estados Unidos y Europa se realizaron aproximadamente 761,000 artroplastias de rodilla. La práctica constante ha perfeccionado su ejecución y los riesgos en torno a esta cirugía son cada vez menores. Sin embargo, existen ciertos factores de riesgo que aún siguen representando un peligro para la vida de los pacientes.
 
%u201CDurante una artroplastia de rodilla las venas de la pierna (que llevan la sangre de regreso al corazón) son dañadas lo cual favorece la producción de coágulos, y a su vez incrementa de manera significativa el riesgo de padecer Enfermedad Tromboembólica Venosa (ETV), que es la primera causa de muerte hospitalaria en países desarrollados%u201D agregó el Dr. Sánchez Mejía quien es especialista en ortopedia y traumatología.
 
Se estima que hasta el 60 por ciento de los pacientes que se someten a una cirugía de reemplazo de rodilla y que no reciben terapia anticoagulante, sufrirán Enfermedad Tromboembólica Venosa.
 
%u201CEl mayor riesgo de muerte por ETV posterior a la cirugía de reemplazo de rodilla es ocasionado por la Tromboembolia Pulmonar (TEP), la cual consiste en la obstrucción de las arterias pulmonares, lo que ocasiona la muerte de los tejidos pulmonares y la posibilidad de un paro respiratorio%u201D, afirmó el Dr. Sánchez Mejía.
 
La Tromboembolia Pulmonar ocurre cuando se forma un coágulo en el sistema venoso profundo de las piernas, producto de las lesiones causadas durante la cirugía, este trombo se puede desprender y viajar a través del flujo sanguíneo, puede alojarse y bloquear el flujo de sangre a nivel de las arterias pulmonares y en algunos casos puede provocar la muerte del paciente.
 
En México, cada año se presentan más de 140,000 casos de TEP, y se estima que el 30 por ciento de esos pacientes pueden morir en los momentos iniciales de presentarse Tromboembolia Pulmonar si no son tratados adecuadamente.
 
En la actualidad, la terapia anticoagulante es la piedra angular del tratamiento de la Enfermedad Tromboembólica Venosa, por lo que está indicada para los pacientes que  serán sometidos a una cirugía de reemplazo de rodilla para disminuir el riesgo de presentar Enfermedad Tromboembólica Venosa.
 
%u201CDurante años, el estándar de tratamiento ha sido un medicamento denominado heparina no fragmentada, que evita la formación de coágulos sanguíneos. La tecnología nos brinda la oportunidad de emplear las heparinas de bajo peso molecular que deben ser administradas una o dos veces al día mediante inyecciones subcutáneas%u201D, ahondó el especialista.
 
Sin embargo, los anticoagulantes actuales tienen limitantes evidentes, ya que su administración debe ser subcutánea, mediante venoclisis o inyecciones; además de requerir monitoreo clínico; ajuste de dosis;  tienen un reducido rango de efectividad / seguridad; además de presentar muchas interacciones con otros medicamentos y alimentos.
 
Dichos efectos de los tratamientos actuales pueden provocar poca eficacia o incluso provocar una hemorragia en los pacientes. Por ello es que existe la necesidad de contar con nuevos tratamientos más efectivos y con mayor perfil de seguridad.
 
Para concluir el Dr. José Luis Sánchez Mejía mencionó que %u201Cel tratamiento ideal debe cubrir algunos criterios, entre los cuales destacan que tenga excelente efecto antitrombótico y anticoagulante; bajo o nulo riesgo de hemorragia; que no requiera monitoreo por pruebas de laboratorio; que sea accesible desde el punto de vista económico y que se administre por vía oral%u201D.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Influenza sigue siendo una preocupación de salud pública en México.

LaSalud.mx.- La influenza sigue siendo una preocupación de salud pública en México. De acuerdo con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *