Juventud libre del humo de tabaco

En el marco del Día internacional contra el tabaco, el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJ) da a conocer datos de la Encuesta Nacional de Juventud 2005, referentes al tema.
 
La investigación, que fue realizada a más de 12 mil jóvenes, revela que 18 por ciento de los jóvenes encuestados afirmó haber comenzado a fumar a la edad de 16 años; en tanto que 63 por ciento de la juventud actualmente fuma, contra un 36 por ciento que no lo hace.
 
Por lo que respecta a quien fuma más, la encuesta revela que son los hombres con un 42 por ciento y las mujeres lo hacen en un 21 por ciento.
 
En cuanto a la cantidad de cigarros que fuman los jóvenes, la Encuesta Nacional de la Juventud revela que un 46 por ciento aspira de dos a cinco cigarrillos al día.
 
Es de relevancia mencionar que en 1988 la Organización Mundial de la Salud (OMS), estableció el Día Mundial Sin Tabaco como recomendación a los países para que cada 31 de Mayo llamen la atención de sus ciudadanos  sobre los riesgos para la salud por el consumo de tabaco.
 
En este 2008, el Día Mundial Sin Tabaco se enfoca a la juventud y tiene como lema JUVENTUD LIBRE DEL HUMO DE TABACO, como una medida para informar y generar conciencia sobre este mal silencioso el cual día a día va degenerando la salud.
 
 
Datos de contexto


Tabaquismo


El tabaco es una planta de la familia de las Solanáceas. Originaria de América e introducida por Cristóbal Colón en Europa, donde su consumo se difundió rápidamente.


El tabaco contiene más de 4%u2019000 sustancias químicas que se generan al prender y quemar un cigarrillo. Entre ellas, algunas tan tóxicas como: nicotina; alquitrán capaz de producir cáncer; amonio, usado como lavalozas; formaldehídos, sustancias para conservar cadáveres; ácido nítrico y muchos otros compuestos dañinos, como el monóxido de carbono, que desplazan al oxígeno de la sangre impidiendo una normal oxigenación del cerebro y del resto del cuerpo.
 
El principal componente del tabaco que lleva a las personas a seguir fumando una vez que se ha comenzado, es la nicotina; la inhalación de nicotina causa una descarga de dopamina, una sustancia química que controla las regiones del cerebro donde se dan las sensaciones de satisfacción, el placer y la motivación.
 
 
¿Por qué las y los adolescentes comienzan a fumar?


La adolescencia es una etapa de búsqueda, orientada hacia la autonomía y la consolidación de la propia identidad. En esa búsqueda, uno de los caminos naturales es la elección de modelos a los cuales seguir.
 
Las y los jóvenes suelen elegir estos modelos entre las personas cercanas afectivamente, individuos que representan el éxito, o grupos a los que les gustaría pertenecer. Se identifican con ellos observándolos e imitando sus conductas entre las que puede estar el consumo de tabaco, y muchas veces es así como comienzan a fumar.
 
Esto se ve reforzado por la publicidad, que muestra el fumar como algo atractivo y ligado al éxito. Un estudio de la organización panamericana de la salud (ops) del año 2002, muestra que entre el 10 y el 35% de las y los jóvenes tiene la percepción de que los fumadores tienen más amigos.
 
Existen ciertos factores de riesgo que predisponen al inicio del consumo de tabaco, como:
 
·        Amigos o pareja fumadores
·        Padres o hermanos fumadores
·        Publicidad de cigarrillos
·        Bajo rendimiento académico
·        Desconocimiento del grado de peligrosidad del tabaco
 
Mitos y realidades:


Fumar calma los nervios. Nada más falso que lo anterior, ya que la nicotina es una droga estimulante del sistema nervioso central.
 
Fumar quita el frío. No es cierto que fumar proporcione calorías. Sentir menos frío al fumar sólo responde a sugestiones de la fumadora o del fumador.
 
Si no le doy el golpe o fumo pipa o puro, evito el cáncer pulmonar. Esto es cierto, aunque también lo es que estas otras prácticas aumentan el riesgo de cáncer en la boca y en la lengua, por quedarse ahí las sustancias que contiene el tabaco.
 
Después de un buen taco un buen tabaco. El fumar no mejora el sabor de los alimentos; por el contrario, la fumadora o fumador ve deteriorado su sentido del gusto, por los daños que se provocan en la lengua y en el paladar.
 
Es mejor con filtro que sin filtro. Reducir real o supuestamente la nicotina o el alquitrán a través de filtros no elimina los riesgos para la salud que se relacionan con la cantidad de humo inhalada, la frecuencia y la profundidad con que se haga.
 
Los cigarros light hacen menos daño. No hay cigarro seguro: los cigarros bajos en nicotina y alquitrán, llamados %u201Clights%u201D, contienen mayores cantidades de otras sustancias químicas, igualmente dañinas.

Acerca Redacción

También te puede interesar

En México 8.5 millones de personas padecen asma

El asma es una afección crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *