¡Otra de cigarro!

El estudio que analizó a 82 personas, entre fumadores y no fumadores, consistió en la toma de fotografías al costado interno del brazo derecho. El resultado, arrojó que fumar no solo provoca el envejecimiento del rostro y volverlo de color amarillento, sino que ocurre lo mismo en todo el cuerpo, incluso aquella piel protegida del sol.

A través de un comunicado de prensa, la directora del estudio, Yolanda Helfrich, señaló%u2026 “Examinamos la piel que no era la de la cara y que estaba protegida del sol, y hallamos que el total de paquetes de cigarrillos fumados por día y la cantidad de años que una persona había fumado estaban ligados con el daño en la piel que experimentaba”

El estudio que evaluó a 82 personas entre 22 y 91 años, de los cuales la mitad eran fumadores, consistió en fotografíar el costado interno del brazo derecho. El informe, desarrollado por el equipo de Helfrich , señala que en los participantes mayores de 65 años, los fumadores tenían muchas más arrugas que los no fumadores. Resultados similares se observaron en participantes de 45 a 65 años

Anteriormente ya se habían desarrollado estudios que avalaban que el cigarrillo produce el envejecimiento prematuro, pero ninguno de ellos integró los efectos que se podían producir en la piel, esta vez no expuesta a la luz solar.

Se añadió además que el tabaquismo puede dañar el tejido conectivo que sostiene la piel y los órganos internos del cuerpo.

Acerca Redacción

También te puede interesar

La influenza sigue siendo una preocupación de salud pública en México

LaSalud.mx.- La influenza sigue siendo una preocupación de salud pública en México. De acuerdo con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *