Por si aún no se decide, una más del tabaco

Fumar incrementa 15 veces el riesgo de desarrollar artritis reumatoide 


Las mujeres fumadoras, con doble riesgo 
 



En México, aproximadamente 1 millón de personas sufren Artritis Reumatoide (AR) y uno de los factores de riesgo que puede ocasionar dicha enfermedad es el tabaquismo, ya que se estima que 15 millones de fumadores corren el riesgo de desarrollar importantes alteraciones en la salud tal como lo es ésta devastadora enfermedad.  



La Artritis Reumatoide pertenece al grupo de enfermedades conocidas como autoinmunes, ya que en estos casos, el propio paciente que padece la enfermedad genera anticuerpos que atacan la capa sinovial que recubre las articulaciones. La inflamación permanente de la articulación hace que el cartílago (la superficie lisa que recubre a los huesos de las articulaciones y que permite el rozamiento entre los mismos) tienda a adelgazar y desaparecer, lo que acelera la destrucción de las articulaciones. 


De acuerdo con el Colegio Americano de Reumatología (ACR – American College of Rheumatology), se establece la clasificación de si el paciente padece Artritis Reumatoide cuando se encuentran presentes cuatro de los siete criterios. Siempre y cuando del criterio número uno al cuatro, estén presentes por al menos 6 semanas. Los siete criterios definidos son: 


Rigidez matutina de al menos una hora de duración


Artritis en 3 o más articulaciones


Artritis de las articulaciones de la mano


Artritis simétrica


Nódulos reumatoides


Cambios radiológicos compatibles con AR


Factor reumatoide positivo


** Esta clasificación se lleva a cabo únicamente con fines de estudios clínicos o epidemiológicos.   


Cuando la persona presenta un dolor músculo-esquelético persistente por dos o tres semanas, sobre todo de las manos y pies, o si es de tal intensidad que interfiere con la actividad diaria, o existe hinchazón de las articulaciones es recomendable que asista inmediatamente a un médico reumatólogo, para establecer un diagnóstico temprano de esta enfermedad. 


La artritis reumatoide es considerada una enfermedad multifactorial, es decir, no hay un solo factor que contribuya para su desarrollo, sino que participan varios elementos como la predisposición genética, factores ambientales, factores hormonales, etc. Actualmente, se realizan investigaciones de manera continua para determinar dichos factores.  


Recientemente se realizó un estudio acerca del impacto del tabaquismo en las personas propensas a sufrir de artritis reumatoide, el cual se llevó a cabo por investigadores del Instituto Karolinska en Estocolmo (Suecia) donde participaron 858 personas con artritis reumatoide, 612 mujeres y 246 hombres.   
 


Dentro del estudio, se les realizó análisis de ADN para evaluar la presencia de un gen denominado epítopo compartido (EC) en las personas con artritis reumatoide, un gen asociado al desarrollo y progresión de esta enfermedad. Tras analizar todos los datos, se detectó una interacción entre el tabaco y la presencia del gen EC sólo en aquellos sujetos que padecen artritis reumatoide con factor reumatoide positivo (anticuerpo presente en la mayoría de los casos de artritis reumatoide), pero no en aquellos pacientes con factor reumatoide negativo.   
 


Fumar incrementa 15 veces el riesgo de desarrollar artritis reumatoide en aquellos pacientes con predisposición genética, según el estudio realizado1 por los investigadores suecos.  
 


Es recomendable que las mujeres fumadoras consulten con su médico sobre los síntomas y riesgos de la artritis reumatoide. En caso de padecerla, lo vital es que reciban un tratamiento lo antes posible para disminuir sus síntomas y detener el avance de la enfermedad.  
 


%u201CEl tabaquismo sin duda es un factor de riesgo importante a considerar a la hora de dar un diagnóstico y tratamiento de la artritis reumatoide%u201D, comentó el Dr. Miguel Ángel Saavedra, médico reumatólogo del Centro Médico Nacional La Raza.   
 


Si la artritis reumatoide no es tratada a tiempo, desarrolla consecuencias irreversibles como la incapacidad en el movimiento de las articulaciones del paciente, y eventualmente complicaciones graves en los órganos vitales como el corazón y los pulmones. Sin embargo, el tratamiento de la enfermedad es un tema no resuelto, por lo que actualmente la investigación médica se centra en buscar medicamentos biológicos innovadores, que permitan frenar el avance de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.   
 


%u201CUno de estos medicamentos, llamado Tocilizumab, es una molécula que actualmente se encuentra en investigación y en un futuro muy cercano constituirá una herramienta terapéutica clave para pacientes con esta enfermedad, agregó el Dr. Saavedra%u201D  
 


Tocilizumab forma parte de una serie de moléculas en desarrollo para el tratamiento de la artritis reumatoide. Esta molécula funciona mediante un mecanismo de acción único y diferente a todas las terapias disponibles; bloqueando el efecto de la interleucina 6, sustancia clave en el desarrollo de la Artritis Reumatoide (AR), la cual contribuye a la inflamación y destrucción de las articulaciones y con otras manifestaciones como anemia, fatiga y osteoporosis

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *