Las infecciones en la garganta pueden complicarse seriamente

México, D. F., 18 de diciembre (Redacción Salud Mundo de Hoy).- Aunque se trata de una infección común de la garganta y anginas, sobre todo durante la infancia y la edad escolar, la faringoamigdalitis puede complicarse y provocar padecimientos más graves, como fiebre reumática o lesiones en los riñones (glomerulonefritis posestreptocócica), si no es atendida adecuadamente.

La advertencia fue hecha por la doctora María de Lourdes García Guillén, jefa de la clínica de Enfermedad Pulmonar Obstructiva (EPOC) del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, de la Secretaría de Salud. La doctora Guillén explicó que la infección es producida por la bacteria Streptococcus b–hemolítico, y se adquiere por contagio, ya sea a través del aire, al toser, estornudar o por contacto directo, pero no por abrigarse mal, beber líquidos fríos, comer helados o por exponerse a corrientes de aire, como se cree comúnmente.

La enfermedad comienza a manifestarse entre 12 horas y cinco días después del contagio. Cuando se debe a un virus, suele tener un comienzo gradual con fiebre, por lo general menor a 39 grados, dolor de garganta, pequeños ganglios en el cuello, pérdida de apetito, amigdalas inflamadas, mucosidad nasal, tos y enrojecimiento ocular.

Durante la auscultación, señaló la doctora García Guillén, la garganta se percibe muy enrojecida, en ocasiones con puntos rojos como hemorrágicos y secreciones purulentas. Es frecuente que las amigdalas estén cubiertas de placas blanquecinas producidas por las bacterias, sobre todo el estreptococo. Cabe aclarar que no todo enrojecimiento de la garganta se debe a una faringoamigdalitis, pues también puede tratarse de un catarro de las vías respiratorias altas; es muy importante hacer esta distinción al momento de hacer un diagnóstico.

Cuando se trata de una infección viral, el tratamiento se basa en antitérmicos y analgésicos. Es frecuente que los niños se nieguen a comer, por lo que es conveniente ofrecerles líquidos frescos. La doctora puso especial énfasis al señalar que la faringoamigdalitis por estreptococo o algún otro tipo de bacteria requieren de antibióticos, los cuales deben ser recetados por el médico, pues la automedicación puede ocasionar resistencia, dado que no se toman las dosis adecuadas en el tiempo adecuado.

También existe una opción quirúrgica de extirpar las amigdalas, esta solución está indicada para quienes presentan más de cuatro episodios de faringoamigdalitis al año.

vmgc

Acerca Redacción

También te puede interesar

El tabaco es uno de los factores de riesgo más comunes para desarrollar cáncer de pulmón

Oncologia.mx.– De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, en México el cáncer de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *