Medicamentos contra el asma agudizan el mal y pueden causar la muerte

Texto y foto de Cindi Islas

México, D. F., 22 de mayo (Mundo de Hoy).- Salmeterol o Formoterol son medicamentos de rescate implementados en personas que sufren de  asma. El primero ha presentado riesgos de eventos fatales y un mayor número de muertes en personas que lo utilizan, mientras que el segundo agudiza la enfermedad, de acuerdo con un estudio realizado por la  Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

El organismo realizó una investigación a 26 mil 344 personas con asma durante 28 semanas y se les administró el tratamiento con Salmeterol Multi-center Asthma Research Trial  (SMART por sus siglas en inglés), obteniendo como resultado más riesgo de mortandad (13 personas) en comparación con el placebo, el cual sólo causó tres muertes. Por lo tanto, el estudio fue suspendido prematuramente.

No obstante, dos pequeños estudios hechos al fomoterol arrojaron una incidencia mayor en el empeoramiento del trastorno en las personas que padecen asma.

Ambos tratamientos pertenecen a la familia más común de broncodilatadores de acción prolongada (agonistas beta-LABAs por sus siglas en inglés) utilizado en niños de 12 años en adelante para el control a largo plazo y prevenir los espasmos de asma.

Existen dos tipos de medicamentos para tratar el asma, los de rescate (broncodilatadores) y de control (teofilina). Los primeros se usan en crisis severas para aliviar los síntomas y el segundo ayuda a reducir los indicios y el número de exacerbaciones.  

Existe un medicamento de control llamado montelukast sódico, de Merck Sharp & Dohme, nombre comercial Singularis, el cual ayuda a bloquear la acción de los leucotrienos o mediadores químicos que tienen importante participación en el proceso asmático, con efectos secundarios menores. Se implementa en niños con seis meses de edad en adelante.

El asma es una enfermedad crónica pulmonar, que consiste en el estrechamiento de los bronquios y en donde se obstruyen las vías respiratorias de manera total o parcial, ya sea de forma espontánea o por medicamentos, provocando dificultad para respirar (crisis).

Los síntomas más comunes en niños son: respiración silbante, tos con moco o expectoraciones adherentes, opresión torácica y el despertar en repetidas ocasiones en la noche. En adultos se presenta también con respiración silbante, tos y ahogo, confusión, sopor y piel azulada.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El INNN recibe equipo portátil de Rayos X de última generación por parte de la Fundación Gonzalo Río Arronte

LaSalud.mx.- Este potente y compacto equipo permite  su traslado a áreas de difícil acceso o …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *