4 de Febrero, Día Mundial de la lucha contra el cancer

 Pacientes que se han curado de cáncer, investigadores, encargados de formular políticas, medios de comunicación (periodistas) y cada uno de nosotros como población general, respecto al cáncer, que es un problema de salud pública mundial,  el cual afecta a personas de todas la edades y condiciones; niños, jóvenes y ancianos, ricos y pobres, hombres y mujeres, en países desarrollados o en vías de desarrollo, como es México señaló el Dr. Francisco Javier Ochoa Carrillo, cirujano oncólogo, de la Subdirección de Cirugía, del Instituto Nacional de Cancerología, México, Presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología, A.C.  (2004 – 2005) y actual Secretario de la Academia Mexicana de Cirugía, en entrevista exclusiva para este medio.

Informó que el año pasado, el cáncer causó 6.9 millones de muertes en el mundo y este año se diagnosticarán alrededor de 11 millones de nuevos casos, viviendo actualmente 25 millones de personas con cáncer, destacándose que el número de nuevos casos podría pasar de 11 millones a 16 millones en el año 2020, representando un incremento del 50%, de ellos, dos tercios vivirán en países en desarrollo o en naciones de industrialización reciente, según estudios de proyección realizados por organismos prestigiados por organismos prestigiados internacionalmente, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC).

Al momento un 12.5% del total de causas de muerte se atribuye al cáncer, porcentaje que supera al total de muertes debidas al SIDA, tuberculosis y malaria, consideradas en conjunto. 

En los países en desarrollo e industrializados, recientemente se observan mayores tasas de aumento del cáncer, en parte al incremento constante de la proporción de personas mayores de edad y sino se cambian los patrones de conducta actuales como el consumo de tabaco y los estilos de vida poco saludables como la dieta rica en grasas y carbohidratos, la cual conduce al sobrepeso corporal y la obesidad, el consumo excesivo de alcohol, el sedentarismo y las infecciones crónicas como las causadas por el helicobacter pilori, la esquistosomiasis, fasciolasis hepática y los virus como el de la hepatitis B, el papiloma humano y  la inmunodeficiencia adquirida.

Hoy la República Mexicana tiene más de 100 millones de habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), de esta población, 57% tiene menos de 18 años de edad y que en dos décadas empezarán a envejecer,  por lo que las autoridades del Sector Salud, deberán incrementar su atención, planeando ampliar los recursos financieros, humanos y de infraestructura, para  el tratamiento, detección oportuna y prevención en lo posible del cáncer.    Para el año en curso se espera diagnosticar 100,000 nuevos casos con padecimientos neoplásicos malignos y casi la mitad de los mismos fallecerá en este periodo.

Los cánceres más frecuentes en nuestra población siguen afectando principalmente a la mujer, ocupando los primeros lugares el cáncer cérvico-uterino, siguiéndole muy de cerca el cáncer mamario, que cada vez es más frecuente, mientras que en el hombre hay una incidencia mayor en próstata, pulmón, colon y estómago.

En las edades pediátricas la leucemia aguda es la más frecuente, así como los tumores del sistema nervioso central.

Si bien es cierto, son cifras impactantes por el número, lo son más al tratarse de vidas humanas, que tienen familia, amigos y que son productivos intelectual y laboralmente, así como por los gastos elevados que se derivan por la atención médica pública o privada, medicamentos, tratamientos, rehabilitación, incapacidad laboral y muerte prematura.

Por lo expuesto, TODOS  deberíamos adoptar medidas pertinentes para que en el futuro pudiéramos salvar a dos millones de vidas de aquí al año 2020 y seis y medio millones al 2040 en el mundo.  En nuestro país ¿ que estamos haciendo?  y ¿qué debemos hacer para abatir estas cifras?

Finalizó el Dr. Ochoa Carrillo que el reto es mayúsculo al enfrentarnos al cáncer, se requiere de conciencia del problema,  promover más investigación científica, preparar profesionales de la salud especializados en la oncología, ampliar la infraestructura hospitalaria con tecnología de punta, realizar campañas de detección oportuna, educar a la población en cuanto a hábitos  de salud, como el ejercicio físico, la dieta rica en fibras y vegetales, evitar la obesidad, combatir al tabaquismo, estimular a que no exista alcoholismo y promover campañas de vacunación, se requiere de más recursos financieros, pero sobre todo, la voluntad conjunta de los sectores público y privado hacia un objetivo común, controlar el cáncer.

Acerca Redacción

También te puede interesar

En México 8.5 millones de personas padecen asma

El asma es una afección crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *